Columna David Faitelson | 02-11-2021




Secuestrada


No es la mejor analogía al tratarse de un tema grave y penoso en nuestro país, pero no se me ocurre otra cosa para tratar de llamar la atención de quienes siempre están ahí para proteger los intereses más ocultos de nuestro futbol: la Selección Mexicana esta "secuestrada" al Estadio Azteca. Lo ha estado durante más de 50 años, sin que exista una razón futbolística de peso para defender esa postura.


Un nuevo castigo de FIFA se ha asomado en la escena del camino de México al Mundial de Qatar 2022. El vergonzoso grito homofóbico le ha costado a la Selección Mexicana dos nuevos juegos sin aficionados en las tribunas. Ya hace algún tiempo que la Federación Mexicana de Futbol -Yon de Luisa- tenían que haber optado por salir del Azteca y buscar otros horizontes, "nuevos aires" en una afición mucha más consciente, educada y quizá hasta agradecida por el hecho de llevarlos hasta su casa al equipo que representa los intereses de nuestro futbol. Ahí estaba Monterrey y ahí estaba Guadalajara que, de acuerdo a mi mapa, siguen siendo territorio mexicano y que, además, serán sedes del Mundial del 2026. Fue un error no haber sacado los juegos ante Canadá y Honduras del Azteca.


La ventaja deportiva que, en algún momento, significaba jugar en el histórico escenario de la Ciudad de México ya no existe. La Selección ha dejado de aprovechar ciertas condiciones que antiguamente parecían favorecerle o los rivales se han preparado para contrarrestarlas. En más de cinco décadas, incluyendo dos mundiales jugados como locales, el futbol mexicano no ha aprovechado al Azteca para evolucionar con su futbol.


Y esa simple postura de no salir del Estadio Azteca, nos lleva a otro sector de la cancha, donde lo que verdaderamente preocupan son los intereses que atan a nuestra industria futbolística. ¿La Selección Mexicana tiene un dueño? ¿Todos, los 18 clubes, tienen realmente injerencia en decisiones de la Selección Mexicana? ¿Siguen existiendo los monopolios en el futbol mexicano? ¿El control de la FMF lo tiene el mismo grupo que maneja a la Selección?


La siguiente gran pregunta que tendrán que hacerse "los dueños" de la Selección es si en lugar de arriesgarse a una nueva y más severa sanción de FIFA, deciden jugar el resto de la Eliminatoria "a puerta cerrada" o toman el riesgo que tenían que haber tomado hace ya algunas semanas de llevarse al Tricolor a una nueva sede. Esta vez, la decisión es mucho más delicada. No sabemos con certeza cual sería el siguiente paso de FIFA en caso de que nuevamente aparezca el vergonzoso grito.


La Selección Mexicana debe "sacarse de encima" el Estadio Azteca. Deportivamente hablando, no saca una gran ventaja. Y la decisión de quedarse ahí solo alienta la idea de que esta "secuestrada" por los intereses de la industria futbolística y de "los dueños" de una Selección.