Columna David Faitelson | 29-10-2021




La frustración de Rafa, la frustración de todos


Este, podría ser, el cartel con el mensaje que adorne el vestidor de la Selección mexicana de futbol el día en que debute en el Mundial de Qatar 2022. La frase es de unos de los mejores jugadores en la historia de nuestro futbol.


"He jugado 5 mundiales con México, pero no significa nada porque no logré nada importante...".


Rafael Márquez, una de las mayores figuras en la historia de México, lo ha advertido y debe ser el pensamiento que permee en las generaciones futuras que vistan la camiseta verde y acaten el reto de jugar por nuestro País. No basta con llegar al Mundial, hacer una buena ronda de grupos y mostrarse competitivo en el cuarto partido ante potencias del juego. El siguiente paso debe ser trascender, hurgar en la parte más "adulta" de un Mundial y hacer lo que otros equipos y otras generaciones de futbolistas no se han atrevido a hacer: llevar al futbol mexicano al siguiente nivel.


Estoy, plenamente convencido, de que futbol y talento han existido en los últimos 30 años en la Selección. Lo que ha faltado, a mi entender, es mentalidad para trascender. Con todo el respeto que merecen -y hasta sin él-, el futbolista mexicano ha sido temeroso y endeble mentalmente cuando se le ha exigido dar ese paso para no sólo competir, sino vencer a las grandes potencias del juego. Una de las maneras de superar es escollo es enfrentando la realidad. Rafa Márquez lo ha hecho en un programa de televisión en España. Ha dicho que se ha ido frustrado de su -nosotros diríamos- brillante paso por la selección y que para él ha sido un fracaso no conseguir los resultados que se esperaban de ellos. Ese pensamiento es, también, un reflejo de que el futbolista mexicano quiere dejar atrás el conformismo, la "zona de confort" y que está, no solo consciente, también incómodo por la forma en que ha fallado.


El mensaje de Márquez debe ser para las nuevas generaciones. Se entiende que el futbol de México ha mejorado en las últimas tres o cuatro décadas, pero, inexplicablemente, no ha llegado al nivel que ya debería.


Tenemos la férrea esperanza de que en los siguientes dos mundiales -uno de ellos a realizarse en casa, el del 2026- México pueda, de pronto, sorprender y colocarse entre las 8 mejores Selecciones del mundo, en algo real y no en las listas mensuales de la FIFA.


O, quizá, siendo aún más ambiciosos, dar un paso histórico y acercarse a unas Semifinales.


Para hacerlo, hay que jugar bien al futbol, estar concentrados y, ante todo, poseer una fortaleza mental que pueda colocarte en ese nivel. Pero, podría ser que uno de los pasos más importantes haya ocurrido al comienzo de esta semana en un estudio de televisión en Madrid: Rafael Márquez, Rafa, el gran capitán de cinco Mundiales, el legendario futbolista mexicano ha aceptado que su paso por la Selección ha sido una frustración, la misma que hemos sentido y vivido los aficionados mexicanos en los últimos 5 o 6 Mundiales.


La frustración de Rafa es la frustración de todo el futbol mexicano.