Columna David Faitelson | 26-10-2021




'MVP'


Es el capitán, el líder del vestidor, el emblema del club y si me preguntaran quién ha sido el mejor, el más valioso futbolista de la "impresionante" temporada del América, él tendría mi voto.


Hay dos temas a considerar: Uno, que se trata de un portero. Y dos, que se trata, probablemente, de uno de los mejores porteros en la historia del futbol mexicano.


Guillermo Ochoa es la cara de este América de Santiago Solari y yo agregaría, con todo respeto, que es también la parte más espectacular que tiene el América de Solari.


Verlo volar de poste a poste, sacudirse en el aire para desviar un balón con las yemas de los dedos o extenderse cuan largo es para alcanzar la pelota que intenta incrustarse en el ángulo es todo un espectáculo. En un equipo que controla los tiempos, que se defiende con un sistema casi perfecto y que, generalmente, gana sus partidos apenas siendo mejor que el rival, el portero, que, insisto, no es cualquier portero, se ha transformado en la parte medular del líder del torneo y del candidato número uno a conseguir el campeonato.


Para muchos expertos u observadores, el hecho de que el portero sea el jugador de mayor referencia en un equipo habla de un estilo, de cierta condición que nos guste o no, existe. Es evidente que el América mide cada uno de los pasos que da, controla bien sus emociones, tiene una solidez como equipo que nadie ha alcanzado y en lugar de contar -como sucedía en antaño- con sus grandes figuras de medio campo hacia adelante, tiene al mejor portero posible. Los "juegos pirotécnicos" de este América están en la portería. A partir de ahí, se finca la estructura y el orden de este cuadro.


Ochoa, con 36 años cumplidos, va a jugar, seguramente, su quinto Mundial con la Selección Mexicana en Qatar 2022. Y lo hará sosteniendo también un nivel de excelencia en la portería del Tricolor. Ha sido parte fundamental del mucho o poco éxito que ha tenido el futbol mexicano en los dos últimos Mundiales. Podemos decir que, mientras algunos jugadores han quedado a deber, Ochoa siempre ha cumplido a cabalidad lo que se espera de él. Y volviendo a Coapa, su nombre empieza a mezclarse con lo de los porteros más triunfadores en la historia del club. Hay quien lo coloca ya en la lista de un "equipo ideal" del América de todos los tiempos, cosa que no es, de ninguna forma, descabellada. En el plano personal, pudo llevar su calidad al futbol europeo. Quizá no al nivel que él y muchos esperaban, pero lo hizo. Dejó su "zona de confort", fue y "pico piedra" en equipos de zonas bajas de sus ligas hasta convertirse en un mejor futbolista y una mejor persona. Nadie puede reprocharle algo.


Guillermo Ochoa es la parte más espectacular que tiene el América de Solari. No es un volante ofensivo, un extremo o un centro-delantero -como suele dictarlo la historia del club- es un portero, quizá el mejor portero en la historia de nuestro futbol y para mí, por lo pronto, el más valioso de todos, el futbolista a quien podríamos designar como el "MVP" de la temporada en el futbol mexicano.