Columna San Cadilla Reforma | 15-09-2021



TOÑA, LA COMIDILLA


Uno de los deseos de la gente del club Pachuca era que su equipo femenino estaba en boca de todo el mundo ... Y Jaime Correa lo logró, pero por los motivos equivocados.


Después de la paliza 5-0 que recibieron las Tuzas en su partido contra Tigres, estoy seguro que el nuevo técnico no halla ni dónde meter la cabeza.


Qué gran diferencia de como pintaban las cosas hacia a finales de julio.


Y es que a principios del torneo, las intenciones de la dirigencia del Pachuca Femenil era que regresaran a la senda del protagonismo, por eso hasta sacaron la chequera para contratar a Charlyn Corral y armaron un equipo que supuestamente le iba a competir juuustamente al rival que las acaba de masacrar.


Claro, el proyecto estaba diseñado para la entonces técnica Toña Is, pero no contaban con que de buenas a primeras esta agarraría sus tiliches y se retacharía a su natal España.


Los defensores de la entrenadora en fuga tienen una historia que parece ponerle luz a su súbita huida.


Dicen que la estratega tenía todo organizado para que su hija viviera con ella en Pachuca y estudiara en la Universidad del Futbol, ​​en donde le iban a dar todas las facilidades, peeero algo se torció en el plano familiar que echó a perder el plan y ese fue el argumento de Toña para dejar a las Tuzas como novias de pueblo.


Los detractores de la ibérica dicen que el asunto de la hija fue el pretexto perfecto para poner tierra de por medio pues el vestidor ya se le había hecho pedazos, además de que muchas jugadoras no la entendían y la cosa prometía ponerse color de hormiga justo cuando se dio la ruptura y el adiós de Toña.


Allá en la Bella Airosa les pareció una buena idea darle la oportunidad a Jaime Correa, una de sus leyendas y quien hasta su nombre presume en uno de los palcos del Estadio Hidalgo, pero no contaban con que el técnico les entregaría apenas una victoria, un empate y 3 derrotas en sus primeros 5 juegos, balance que tiene a las Tuzas en el puesto 11, fuera de la zona de Liguilla, lo cual dista mucho de los sueños de grandeza de las Tuzas que, para acabarla de amolar, tienen en el horizonte la visita a las siempre protagonistas Chivas, que marchan terceras en el Grita México A21 de la Liga Femenil. 


ESPERANZA CELESTE

 

A pesar de la dolorosa derrota que sufrió Cruz Azul en Ciudad Juárez, al menos hubo un detalle que le alegró la noche al técnico peruano Juan Reynoso. Y es que la anotación que consiguió el argentino Lucas Passerini, tras casi 11 meses sin marcar, dejó esperanzado al timonel cementero.


Antes del presente torneo, Passerini fue puesto como moneda de cambio para que Ignacio Rivero se quedara en Cruz Azul pero Xolos no aceptó; entonces Reynoso se convenció de que el atacante podría ser un apoyo para este semestre en el que tanto ha batallado con bajas por convocatorias a Selección.


Solo que Passerini no había anotado hasta este viernes y mucho tiene que ver también el momento que vive en lo personal.


Sepan ustedes que al argentino le pegó mucho la separación de su pareja anterior, la argentina Lucila, con quien ya no hubo entendimiento y la modelo y entrenadora personal terminaron por regresarse a Sudamérica.


Me cuenta mi oreja cementera que para Passerini fue muy difícil afrontar el año anterior en el exilio, entre Necaxa y Atlético de San Luis, sin estar acompañado de la que había sido su pareja por varios años.


Pero ahora en Cruz Azul, el atacante no solo encontró la confianza del entrenador de La Máquina, sino que también halló el amor y tanto que ya hasta será padre, junto a la también modelo Yamila Rodríguez.


Para los celestes y su DT Reynoso fue un pequeño bálsamo tras la derrota en Ciudad Juárez, pues el timonel peruano sabe que seguirá teniendo varios futbolistas en Selecciones, como los delanteros Jonathan Rodríguez, Bryan Angulo y Santiago Giménez, por lo que Passerini tiene la mesa puesta para hallar redención en La Noria, metiendo goles.