Columna San Cadilla Mural | 10-09-2021



 PROBLEMAS QUE NO LO SERÁN 

Pues el sorprendente Puebla, que el torneo pasado llegó a la Semifinal luego de eliminar al Atlas, -perdón si me detuve a dar contexto y herí a los corazones rojinegros-, ahora anda por la calle de la amargura y metido en un problemón, y no sólo por ubicarse en el lugar 14 de la tabla General con 6 puntos.

Luego del primer triunfo que obtuvieron en la fecha 7 de manera muuuy apretada ante el Querétaro, se aprovechó la pausa por la fecha FIFA de la semana pasada para cerrar filas entre cuerpo técnico, jugadores y directiva. Para relajarse se realizó el jueves pasado un asado en uno de los palcos del Estadio Cuauhtémoc al que aproximadamente asistieron 50 personas.

Las horas transcurrieron y así se fueron yendo varios de los invitados del convivio, y al final sólo se quedaron los jugadores Christian Tabó, Javier Salas y el gerente deportivo Íñigo Regueiro, quienes se prolongaron en la charla y en calmar la sed que suele dar cuando se consumen alimentos muy salados.

El punto delicado es que alguien les pasó el chisme a los altos mandos de la dirigencia, porque en dicha reunión se rompieron los protocolos de la Liga MX en cuanto al tema de la sana distancia por la pandemia. Peeeero, aunque sí quisieran aplicar sanciones, se la piensan porque tendrían que prescindir específicamente de dos jugadores titulares y en la situación crítica que se encuentra La Franja su técnico Nicolás Larcamon no está para restar gente en su once titular y ponerse a experimentar, por tal razón no se ha mencionado nada, y al parecer todo quedará en una llamada de atención.

Como dicen: no hagas cosas buenas que parezcan malas, y viceversa.
 
DINÁMICAS
 
Y pues en Puebla no fueron los únicos con ganas de reunirse.

En los equipos es de lo más común organizar reuniones o "asados" cuando hay argentinos de por medio, para aquello de cerrar grupo y crear buen ambiente.

Ahora que en las Chivas ha faltado la "magia", la "novedad", lo impredecible les cayó bastante bien la dinámica que organizó Ricardo Peláez al contratarles al ilusionista tapatío Manuel Zuno.

Después del entrenamiento del miércoles se reunieron en el salón de eventos Casa Victoria que queda a 5 minutos de Verde Valle para pasar un rato agradable, de esos que últimamente no abundan tanto en el equipo.

Los jugadores se divirtieron y participaron en las dinámicas con agrado, eso sí, esta vez no hubo tanta broma pesada como aquella vez que Alan Pulido les llevó al payaso Brincos Dieras y ni el propio Peláez se salvó de aquella carrilla.
 
GIGNAC Y SU BRONCA
 
Contratar a un "coyote" le está sacando canas verdes a André-Pierre Gignac.

Resulta que el francés contrató a un gestor -por no llamarlo "coyote"- para que le tramitara la carta de antecedentes no penales en su proceso de naturalización. Ahí ya hay un delito no grave porque el trámite debió hacerlo Gignac personalmente.

Al ser un delito no grave saldría fácilmente del asunto pagando una multa. Peeerooo, y sí hay un pero, no todo quedaría ahí.

Si ese documento que se presentó fuera falso, que presentara datos falsos, entonces sí es un delito grave y eso sí traería consecuencias de ese nivel para Gignac al ser un delito federal.

En este momento la Fiscalía General de la República está realizando la investigación luego de que la Secretaría Relaciones Exteriores encontró la anomalía y sería muy pronto que citen al jugador a declarar.

Lo que es un hecho es que ahora todo está en manos de los abogados de Gignac, quienes están buscando la manera de demostrar que no hubo dolo en el proceso y que su único "pecado" fue querer ahorrarse un tiempito y contratar a dicho gestor para que le hiciera el trámite.

A ver en qué termina.