-->

Columna San Cadilla Reforma | 22-07-2021




LOS ENEMIGOS DE ORDIALES

 

Ya les contaba el otro día a detalle la debacle de Jaime Ordiales en el Cruz Azul desde que su valedor Guillermo Álvarez Cuevas se peló y llegó la nueva directiva que, con Álvaro Dávila como brazo ejecutor, apestó a Ordiales al grado de que mejor se fue de La Noria.


Pero ¿qué creen? Aún hay más... muuucho más de esta historia.


Así que a leer se ha dicho.


Dejen les cuento que las broncas de Ordiales no se limitaron a las oficinas cementeras, no señor; sepan ustedes que el hoy ex director deportivo de La Máquina se metió también en serias broncas ¡con los jugadores! y qué jugadores...


El señor Ordiales tenía una muy mala relación con Pablo Aguilar, Walter Montoya y Bryan Angulo.


Como bien recordarán, la idea de apostar por Hugo Sánchez como entrenador tras la huída de Robert Dante Siboldi fue de Ordiales, quien se quedó con un palmo de narices cuando estaba mandándole los boletos de avión al "Penta", frenado por la nueva directiva. Pues bien, esa no fue la única idea grandiosa de Jaime, quien además de tener una nada bella relación con Pablis Aguilar, también era precursor de no renovarlo, porque ya no le veía cabida en el futuro celeste, ni a él, ni a Jesús Corona.


¡Pum! Vaya forma de atentar contra las leyendas celestes.


Cuentan que el momento en que todo se fue a la fregada entre los jugadores celestes y Ordiales fue tras La Madre de Todas Las Cruzazuleadas, la vuelta de Semis del Guardianes 2020, justo cuando empezaron a surgir acusaciones de que el plantel se había vendido para perder 4-0 ante Pumas luego de haber ganado 4-0 la ida. Diiicen que lo que le purgó a los futbolistas fue que su directivo no asomó ni de chiste la cara para defenderlos y ahí la cosa se rompió tan gacho, que ya no lo dejaron entrar al vestidor nunca más, por lo que Ordiales se perdió de la intimidad del equipo justo en el torneo en que acabó la sequía sin título... nomás eso.


Hasta hoy, la versión de Jaime es que ni él ni Dávila encontraron la forma de trabajar en armonía, pero taaal parece que Ordiales estaba de los pelos con todo mundo en Cruz Azul.

 

¿QUIÉN LOS ENTIENDE?


Antes de que se viniera la pandemia, la afición que acudía a los partidos de Pumas Femenil en la Cantera siempre terminaba abucheando a la entrenadora, Ileana Dávila al grado de que en varias ocasiones pidió su cabeza, pues el equipo decepcionaba por la falta de gol o los errores de la entrenadora, quien no hacía los cambios a tiempo.


Después de que se presentaron varios roces al interior del vestidor de las universitarias y que hasta hubo necesidad de una encerrona entre jugadoras y entrenadora, se llegó a dudar que Dávila siguiera para el Clausura 2020; sin embargo, la directiva le dio el espaldarazo. Incluso, la estratega sobrevivió al cambio de directiva, ya que de todos era sabido que Rodrigo Ares de Parga, ex presidente del equipo, era su gran valedor, pue él le dio la oportunidad de debutar en el banquillo de las universitarias y la había sostenido contra viento, marea y mentadas de ya saben qué...


Pero como todo cae por su propio peso, ahora que mi compa Polo Silva le dio las gracias a Dávila, varias jugadoras, cuyos nombres me reservó para que tengan la fiesta en paz en el grupo, respiraron aliviadas porque la ex entrenadora las traía de encargo.


Una nueva era parecía amanecer en Pumas Femenil para el Torneo Grita México A21, pero cuando la directiva esperaba que viniera una sacudida con la llegada de Karina Báez al timón, tremenda decepción se llevó en el partido del sábado pasado ante Necaxa porque ni goles ni espectáculo, y muchas dudas con su once inicial pese a que volvieron a jugar en el Estadio Olímpico Universitario y hasta con aficionados.


Mis cuates de las redes sociales de inmediato montaron la inquisición tuitera, cuestionaron que Báez dejara en la banca a Dinora Garza, que metiera hasta el final a Laura Herrera, que no fuera de inicio Lucy Rodríguez, y muchas cosas más.


Lo más patético es que no faltó quien saliera a decir que se extraña a Ileana Dávila, que mejor la hubieran dejado, que el torneo pasado estuvo bien y que le faltó poco para llegar a Semifinales. ¿Pues quién rayos los entiende?


Hay que darle el beneficio de la duda a Karina, al menos por un par de jornadas más, y si no, pues vamos viendo si los problemas vienen más del vestidor que por lo futbolístico.

ADIÓS XOLOABONOS

 

Ya les contaba por estos lares que los Xolos están a la espera de saber si podrán meter aficionados al Estadio Caliente en el arranque del ahora renombrado torneo Grita México A21 para el domingo que se estrenan contra los Tigres... Pues bueno, mientras esperan esa noticia, ya los azotaron con un entremés de malas nuevas: resulta que no habrá chance de vender abonos.


Así como le pasó al Toluca, que no pudo vender Diablo abonos, pues Tijuana no podrá vender su Xolo Pass debido a que no puede garantizar un lugar para todos en la casa del club fronterizo.


Eso sí, al menos, Xolos ya dejó claro que los últimos abonados, todos los que tenían su acceso asegurado durante el Clausura 2020, tendrán prioridad para adquirir boletos si se abren las puertas del Caliente para este segundo semestre del 2021.


Así que la cosa sigue perrona en Tijuana, por más que el club fronterizo intenta arrancar el torneo con su gente en la tribuna.