-->

Columna San Cadilla Reforma | 24-06-2021



 ¿ADIÓS, VIGÓN?

Juan Pablo Vigón es de lo mejorcito que tenía Pumas, pero alguien en el norte del País agitó un saco de monedas y todo parece indicar que hoy se realice la transferencia para que el volante pase a formar parte de la filas de ¿quién creen?... Tigres.


Algunos ilusos se creyeron las insinuaciones de los maltrechos universitarios capitalinos de que no se tocaría más la plantilla, que ya no habría más bajas, y ahora resulta que la oferta por el jugador surgido de la cantera del Atlas fue taaan atractiva, que a los directivos auriazules no les quedó de otra que doblar las manitas.


Total, ahí tiene a sus refuerzos brasileños, que seguramente van a ser la sensación de la Liga porque seguramente van a meter muchos goles, ser buenos volantes, fungir como grandes contenciones, hacer coberturas en la central, abarcar las laterales sin problemas y seguro hasta detendrán penales, total, son uno mega cracks, o así nos los vendieron.


Vigón tenía contrato hasta el Clausura 2022 con el equipo de Andrés Lillini y el torneo pasado fue uno de los hombres de batalla del estratega argentino, jugó los 17 encuentros como titular, fue de los pocos que se salvan de la pésima temporada de la plantilla que no le alcanzó ni para el Repechaje.


El volante era de esos hombres que sabía poner el equilibrio al interior del vestidor, porque escuchaba a los jóvenes y también se llevaba perfectamente con los mayores, con los que compartía otros temas más familiares. Fue de los que se sentó en varias ocasiones a platicar con los que se salían del huacal o los que resultaban regañados, por eso cuando se hizo una votación interna para elegir capitanes, fue de los que más votos tuvo entre sus compañeros y se dio el lujo de portar la cinta sin ser canterano auriazul.


Tigres sigue armando su equipo para buscar más títulos y tener una nueva historia de éxitos de la mano de Miguel Herrera y Pumas... pues sigue dando bandazos y decepcionando con las decisiones tomadas desde el escritorio, donde por cierto no checan ni el canal del clima, para armar una pretemporada.

EL SUELDO DE 'BRIAGULLIT'

 

Hay futbolistas mexicanos a quienes les encanta el chupe, otros que tienen fama llevar ese gusto hasta los extremos de la borrachera... y más arriba está Carlos Peña.


Los clubes de México se hartaron de que este futbolista les viera la cara (que no es muy difícil que digamos). Dejaron de abrir la chequera luego de ver cómo el tristemente llamado "Gullit" -todo un insulto para el gran Ruud Gullit-, prometía mil veces que iba a cambiar, pero a la mínima oportunidad se les escapaba a la tienda para comprar, por lo menos, un six pack (saludos, Cruz Azul) y darle actividad al brazo de empinar.


Me cuentan que Peña también se cansó de tocar puertas, por eso mismo prefirió buscar algún tonto en Centroamérica, y lo halló sin tener que irse muy lejos.


Ahí como lo ven ustedes que se partieron el lomo estudiando una carrera universitaria para ganar un sueldo Godín, el señor Peña se estaría metiendo por ahí de 200 mil pesos mensuales con su nuevo club, el Antigua de Guatemala. Si bien es cierto que ese es un salario de mediano a corto para los estándares de los futbolistas de la Liga MX, el mediocampista está tan devaluado que aquí ni en sueños le pagarían esa lana.


Lo que es la vida: hace unos años, a Peña lo candidateaban para triunfar como pocos en Europa y todos vimos lo que pasó con él: jugó 12 partidos con el Rangers de Escocia (me imagino que no le gustó el whisky), luego se fue a dar lástima a Polonia y de retache a robar en México.


De hecho, en una comida entre su Sanca de Oro con el profe Juan Carlos Osorio, este último expresaba su decepción sobre uno de sus entonces seleccionados, muy talentoso, pero con severos problemas con el alcohol.


En México es tanta la aversión al futbolista, que le apodan incluso "Gullitros", mientras en Guatemala fue recibido como todo un héroe, en espera de que la única corona que presuma sea la del título.


Y si no, pues ¡salud!


CELESTES MOLESTOS

 

La desaparición de Cruz Azul Hidalgo molestó a varios ex celestes que fueron parte de este equipo.


No mencionaré nombres porque así me lo pidieron pero algunos integrantes del equipo campeón, así como de otros representativos de La Máquina se quejaron de que ya no haya equipo allá en la cuna cementera.


"Mira, SanCa, tú sabes que varios estuvieron en ese equipo, en su formación o incluso mientras les llegaba su oportunidad de ser titular", me confió mi Judas Celeste.


"Y obvio no le dijeron nada a la directiva porque pues su chamba está de por medio, pero vaya que les caló".


Lo peor es que, por ejemplo, Joaquín Moreno aún no sabe qué viene en su carrera.


Después de tanto tiempo de ser auxiliar celeste, lo mandaron a dirigir al Cruz Azul Hidalgo de Liga Premier y pese al buen torneo, pues desapareció el equipo y el profe anda volando.


Qué tíos.