-->

Columna San Cadilla Reforma | 21-06-2021



 YA VALIÓ 

Ayer por la tarde-noche mis ilusiones de ver a Santiago Ormeño estuvieron a punto de seguir con vida unos días más hasta que al minuto 83 del juego Colombia-Perú de la Copa América, todo se derrumbó.

El ex delantero de la Franjita debutó finalmente con la Selección peruana y con eso cerró definitivamente las ya de por sí pocas chances que tenía de vestirse con la playera del Tri.

Como no soy rencoroso le deseo a Santi una larga y chida carrera con Perú. Por aquí seguiremos sufriendo sin delanteros.

VENGANZA CEMENTERA
  
La inminente desaparición de Cruz Azul Hidalgo, la filial en Liga Premier de La Máquina, no sólo es consecuencia de la austeridad que lleva a cabo la nueva dirigencia de la Cooperativa La Cruz Azul, también tiene tintes de revancha.

¡Uuuuuy, cuéntame, cuéntame..!

Me dijo mi Judas Cementero que la mera verdad la decisión de ya no tener equipo allá en Ciudad Cooperativa Cruz Azul Hidalgo, en el Estadio 10 de Diciembre, también responde a que ese lugar y la gente que ahí labora son los que más se han resistido a darle la vuelta a la influencia del hoy prófugo Guillermo Álvarez Cuevas.

"Mira mi Sanca, esa planta sigue tomada por varios partidarios del licenciado Álvarez Cuevas, y no han permitido que los nuevos dirigentes vayan a darse una vuelta a esa planta", me contó mi Judas Cementero.

"Así que a nadie le sorprende que dicha plaza se quede sin equipo, sin ese proyecto que bien o mal la afición disfrutaba hasta antes de la pandemia".

Ya les contaba en su momento que la directiva decidió llevarse la vuelta de la Final de la Liga Premier al Estadio Azul con la idea de que así podrían asistir al encuentro -aunque les valió gorro-, porque a Ciudad Cooperativa nomás no pueden pasar precisamente por lo que les cuento arriba.

Una vez que se enteraron de lo mucho que le dolería a la banda de Hidalgo que les quitaran su equipo, por mucho que fuera de la Segunda División, pues la decisión de desaparecerlo digamos que fue muuuy fácil y quien diga que no tiene al menos un tono de venganza, pues no sabe nada de Cruz Azul.

SE LE HIZO JUSTICIA
  
La Revolución no le hizo justicia al profe José Julio Cevada Hernández, tuvo que ser mi amiga Eva Espejo, nueva directora técnica de Rayadas quien finalmente lo llevó de vuelta a la Liga BBVA MX Femenil, ya que ahora será su brazo derecho allá en Monterrey.

A varios clubes les pasó de noche la excelente actuación que tuvo Cevada con el extinto Lobos BUAP, era un hombre con amplias credenciales, formador de jugadoras durante varios años, contaba con carnet para dirigir en Estados Unidos y Canadá, y además en el terreno de lo moral, las jugadoras tenían gran empatía con él, pues cuando se desintegró el equipo poblano en aquella mutación a Juárez, fue el único que les tendió la mano.

La cosa fue horrible...

Les cuento: mientras las "Lobas" se enteraban por los medios de comunicación de la venta del equipo, su entrenador se movió para armar la vaquita y darle dinero a algunas para que se regresaran a sus casas y echó telefonazos y mensajes para buscarle acomodo a la mayoría.

El profe Cevada no dormía pensando en encontrarles lugar en los diferentes clubes pues temía que se fueran a retirar o a dejar sus sueños tirados por culpa de una decisión que ni les consultaron.

Cuando logró acomodarlas, siempre se mantuvo con el teléfono abierto para escucharlas, apoyarlas y darles consejos por si no jugaban o se atoraban en sus diferentes equipos. Cuando estalló la crisis en Veracruz, que derivó en la desafiliación del club, también fue de los primeros en armar la coperacha para ayudar a las damnificadas con un dinerito para que tuvieran para solventar algunos gastos, tomando en cuenta que les adeudaban varios meses de salarios.

Tristemente, para él las cosas no fueron mejores tras la extinción de Lobos BUAP... Tocó decenas de puertas y nadie le hizo caso, y aunque encontró trabajo entrenando a equipos de empresas privadas, siempre se mantuvo al tanto de la Liga MX Femenil, era un asiduo observador, se chutaba todos los partidos, conoce a las jugadoras del certamen mejor que nadie, se sabe nombres, posiciones, medía el desempeño de cada una, hasta que un día fue su teléfono el que sonó para escuchar las palabras que le hacían falta. Era Eva Espejo.

Rayadas se sacó la lotería.