-->

Columna San Cadilla Norte | 06-06-2021



 Como cuento de Disney

Mucho polvo levantó en tierras potosinas la noticia de que los Cuervos Negros de Nuevo Toledo van a jugar en el Alfonso Lastras, desde que Carlos Alazraki avisó que junto con unos gringos había adquirido al Atlético de San Luis.


Algunos de los aficionados de los otrora Tuneros, Gladiadores, Colchoneros y demás motes que les han puesto según el dueño en turno, no reaccionaron tan contentos con la noticia, pero otros lo tomaron con agrado.


Y los que ni idea tienen de futbol, pues también tenían algo qué decir porque son fans de Chava Iglesias o de Isabel Iglesias y sus elotes. Ya hasta andaban preguntando cuándo llega Aitor Cardoné o si Moi todavía está en edad de jugar.


Si se concreta como está previsto y ocurre como la mayoría piensa, los Cuervos pasarían del "streaming" a la realidad. La serie creada por Gary Alazraki, hijo del publicista, tomaría vida propia.


Eso es algo que ya pasó, por lo menos, en el deporte profesional de los Estados Unidos hace unos 30 años.


¿O no se acuerdan de los patos que siempre vuelan juntos?


En 1993, Disney compró una franquicia de la NHL, la liga profesional de hockey, y lo nombró Mighty Ducks, título del éxito de taquilla que lanzaron un año antes, o sea, en 1992.


De hecho fue una trilogía, porque en 1994 sacaron la secuela y en 1996 la tercera parte.


El equipo tenía su sede en Anaheim y la arena donde jugaban fue construida muy, muy cerquita de Disneyland. Digamos que era una atracción más del mágico mundo de Disney.


Además del nombre, el logotipo era el mismo del que portaban en su uniforme los chicos del coach Gordon Bombay, cuando jugaban en Minnesota y la rolaban por el Mall of America.


Desde el punto de vista mercadológico fue un exitazo durante los primeros años. En la primera temporada llenaron la arena en cada uno de sus últimos 25 partidos que jugaron en casa, pese a que no les alcanzó para llegar a Playoffs.


Diiigo también está difícil llegar y ser campeón en cualquier liga a la primera, además de que tenían una de las plantillas más baratas. Yo creo que ni con Charlie Conway y Adam Banks en su mejor momento podían hacer algo mejor.


Con el paso de las temporadas se convirtieron en un equipo competitivo, por lo menos, y hasta llegaron a pelear Finales de Conferencia y hasta jugar las Finales de la Stanley Cup.


Sin embargo, el éxito no llegó de la mano de Disney, porque en el 2005, Mickey Mouse decidió vender la franquicia en 75 millones de dólares, aunque el equipo permaneció en Anaheim.


Para el 2006, de Mighty Ducks pasaron a ser Anaheim Ducks, cambiaron de logo y uniforme y entooonces fueron campeones.

 

De la sátira a la vida real

 

Si algo caracterizó a la serie Club de Cuervos es ser una sátira de la Liga MX y del futbol mexicano, en general.


No dejaban títere sin cabeza, desde presentar a un junior dirigiendo a un club de Primera División, directores deportivos que sólo pensaban en el beneficio personal, entrenadores que cobraban por debutar chavos, hasta los pleitos entre los mismos jugadores.


Hasta trataban las convocatorias a la Selección como intercambios comerciales y arreglo entre agentes.


Una vez adentro del "business" pues ya se verá si como se reían, pueden dirigir a un club. No vayan a salir con que van a pagar multas para asegurar la permanencia y sufriendo como con las Tarántulas y cosas de esas.

 

¿Qué pasó con TV Azteca?


Una pregunta que millones de televidentes se hicieron y que se convirtió en tendencia en redes sociales durante el partido entre México y Costa Rica del jueves pasado fue, ¿por qué TV Azteca no transmitió el partido?


Simple. La empresa dueña de los derechos de la Nations League de Concacaf es Mediapro, sí, la miiisma a la que los Aztecos le ha hecho campaña en contra, porque también trae ganas de extender sus dominios a la Liga MX.


La cosa es que si TV Azteca quiere transmitir los torneos de Concacaf pues se tiene que arreglar con Mediapro y eso ahorita es muy, muy difícil. Mediapro hasta da el servicio para el VAR.


El problema, si no se arregla, le puede costar a los Aztecos hasta no transmitir los juegos de la Copa Oro. Hay tiro, dirían en Box Azteca.