-->

Columna San Cadilla Mural | 07-06-2021



 NO SE HACE UNA

Se viene un pleito sabroso entre Ligas moleras, perdóóón, futboleras.


La Liga del Balompié Mexicano, aquella que prometió cambiar los vicios y malas costumbres del deporte y dar más oportunidades a los jóvenes, acusó a la naciente Nuestra Liga, por lo pronto, de piratearse las propuestas y hasta la presentación de power point de sus estatutos.


Posiblemente mis queridos y filosos lectores, sí recuerden a la LBM, en la cual estuvo de presidente el ex jugador de las Chivas, Carlos Salcido, y quien al no ver condiciones para llevar a cabo el proyecto, renunció en un par de ocasiones, siendo efectiva la segunda.


Bueno, pues la LBM se mantiene viva, quién sabe cómo, con Carlos Briones como presidente, quien vio que algunos clubes que se fueron, ya se unieron para crear Nuestra Liga.


Esta competencia anunció, con invitados como los ex silbantes Felipe Ramos Rizo y Roberto García Orozco, su proyecto en Guadalajara.


Llama la atención que esté involucrado Antonio García Rojas, quien fue presidente y dueño del Atlético Ensenada, equipo que iba a participar en la LBM, pero que fue desafiliado antes de iniciar el torneo por no reunir los requisitos necesarios.


Este cuadro es al que también le renunció Ramón Ramírez, quien fungiría como director deportivo, pero optó por dejar el proyecto al no recibir pago de su trabajo por varias quincenas. Este tema obviamente les brinca a algunas personas que desean involucrarse y que conocieron a fondo a García.


Hay otros detallitos que son curiosos y que no pueden pasar inadvertidos, como el hecho de que uno de los 24 equipos que se postulan para participar, aparece uno llamado Rebaño 2.0, con el escudo rojiblanco y una cabra azul marino.


No sé si la gente de las Chivas esté de acuerdo, porque es obvio que es una alusión directa al cuadro rojiblanco.


La idea es arrancar en octubre, así que ya les estaré informando cómo se pone el asunto, y si se arman los gritos y sombrerazos con los de la LBM, que según empezaban en mayo, pero ya la programaron para el 21 de julio.


A ver qué pasa.

BUSCAN OFERTA

 

Será esta semana cuando los Rojinegros del Atlas regresen a la actividad con miras al Apertura 2021.


Ya sin el ecuatoriano Renato Ibarra, la directiva está en la búsqueda de un futbolista que le dé al equipo profundidad por la banda derecha y también tenga gol para no dejar solos con esa responsabilidad a Julio Furch y Milton Caraglio.


Los Zorros intentarían la misma fórmula que con Renato, buscar a un futbolista que no entre en planes y pedirlo a préstamo por un año con opción a compra. Ahí entra la figura del colombiano Julián Quiñones, quien será uno de los descartes de Miguel Herrera con los Tigres.


Atlas espera hacerse de Quiñones, quien fue comprado por los regios en el Apertura 2015, pero tuvo su mejor momento con los Lobos BUAP, donde anotó 17 tantos entre el Apertura 2017 y Clausura 2018.


Con 24 años, velocidad y corpulencia, Quiñones es una de las opciones de refuerzo para los Rojinegros, quienes ya respiran mucho más tranquilos una vez que los Rayados del Monterrey se hicieran de los servicios del argentino Esteban Andrada y dejaran de andar con propuestas para endulzarle el oído a Camilo Vargas.


Los regios pagarán alrededor de 5.5 millones de dólares por Andrada, mucho menos de lo que Atlas valora y tiene como precio por el portero colombiano, quien en caso de salir, sólo iría a un club europeo, que deje buenos verdes.


Informados están.

 

PURO SUEÑO


Mucho se hablado de que el peruano Raúl Ruidíaz podría llegar a Cruz Azul como flamante refuerzo para el Apertura 2021, pero la realidad es que la cosa no está tan sencilla.


A Juan Reynoso y a Álvaro Dávila les encantaría tenerlo, peeero, aquí el Seattle Sounders lleva mano con su cláusula de 8 millones de dólares por Ruidíaz, que se quedará como una mera ilusión.