-->

Columna San Cadilla Reforma | 03-02-2021



RUDEZA INNECESARIA

Llegó la hora de las tacleadas, los golpes con rudeza innecesaria y hasta uno que otro bloqueo por ahí y por allá, pero no, no crean que me refiero al choque entre los Buccaneers y los Chiefs en el Super Bowl LV, sino al pleitazo que se viene entre Adalid Maganda y la Comisión de Árbitros de la Federación Mexicana de Futbol A.C.

Al silbante afromexicano me lo pusieron de patitas en la calle...Oootra vez.

Como recordarán, en abril de 2018 le dieron las gracias. Todos pensaron que no iba a decir ni pío, por eso a Arturo Brizio y compañía (Jorge Gasso) los agarró con la guardia baja que el árbitro los acusara de racismo, porque según él lo llamaron "pinche negro".

Maganda no paró ahí. Interpuso una denuncia y, al no encontrar eco a su exigencia de ser restituido, montó una huelga de hambre a las afueras de la FMF.

La Comisión de Árbitros insistió en que había sido despedido por su incapacidad como árbitro, por eso fue taaan extraño que doblaran las manitas casi a las primeras de cambio y lo restituyeran en el puesto, a menos de 24 horas del inicio de la huelga de hambre.

Así, Adalid tuvo una segunda oportunidad como árbitro de la Liga BBVA MX, peeero...

Síganle.
 
LA SOGA AL CUELLO

 
El pasado domingo, mientras Adalid descansaba plácidamente en su casa, le entró una llamada telefónica: era Quetzalli Alvarado, quien lo citó para el lunes (ayer) en las instalaciones de la FMF, dizque para revisar sus errores en el Toluca-Gallos.

Maganda no pitaba desde aquel 10 de enero, en el Nemesio Diez.

Solo que en lugar de revisar los yerros, a Adalid me lo metieron al cuartito del jurídico en donde, palabras más, palabras menos, le informaron que estaba despedido, oootra vez.

Eso sí, me cuentan que en la Comisión de Árbitros se aseguraron de ser muy cuidadosos con el lenguaje, para ahora sí vacunarse contra las acusaciones del racismo.

Adalid estaba que echaba chispas. El asunto es que él solito se ha puesto la soga al cuello.

Les explico.

Después de conseguir lo que parecía imposible, es decir, que lo restituyeran como árbitro y que le dieran juego en la Primera División, Maganda tenía que tener un desempeño pulcro, casi casi perfecto, porque a la menor provocación podría caer, y él se encargó de coleccionar fallas.

Pitó en la llamada Copa por México en julio pasado y, justo cuando le iban a dar el Clásico entre América y Chivas, reprobó las pruebas físicas. A la segunda sí aprobó, pero echando el bofe, lo cual puso con los pelos de punta a sus instructores.

Ya cuando la tormenta se había calmado, se le ocurrió ir a pitar un partido amateur en el Estado de México, en plena pandemia y justo cuando en la FMF el llamado para toda su banda era el de "quédate en casa".

Por si no fuera suficiente, regó el tepache en el partido de la Fecha 1 de este Guardianes 2021, con marcaciones en las que afectó a Gallos en su visita a Toluca, con todo y que recurrió al VAR.

La Comisión enumeró ayer todos sus errores en un fuerte comunicado, capaz de taclear al mismísimo Tom Brady.
 
¿AMENAZA MUNDIAL?


Pero no crean que la historia de Maganda se va a acabar tras el despido; no, señor.

El pleito apenas comienza.

Adalid está tan seguro de sus cartas que advirtió que puede dejar a México sin Copa del Mundo en 2026, al hacer un escándalo mundial por el tema del racismo.

Dice que ya lo contactaron de FIFA, como informa CANCHA en su edición de este miércoles, más allá de que se guarda sus ases al no especificar quiénes lo apoyarían.

Por lo pronto, mañana jueves acudirá a las 11:00 de la mañana a las oficinas de la FMF. No irá solo, también lo acompañarán sus abogados y su bandita, encabezada por Wilner Metelus, presidente del Comité Ciudadano en defensa de los Naturalizados y Afromexicanos.

Como les dije, se van a poner buenos los guamazos.

AL VAPOR
 
La llegada de Alexis Peña fue una muestra más de que en Cruz Azul se tomarán con calma eso de abrir la cartera y fichar refuerzos caros, pero también de que cuando el tiempo se termina, se compra lo que sea.

El técnico de la poderosa Máquina, Juan Reynoso, decía estos días que no iba a forzar la llegada de ningún futbolista que a la mera hora no fuera un buen refuerzo para su equipo, por lo cual, honestamente, no me explico qué rayos le vieron los Cementeros a Peña, quien el año pasado nomás no disputó un solo minuto con las Chivas.

"Mira SanCa, la verdad Juan ni lo tenía en el radar. Nomás que llegó Jaime y le dijo 'pues está esta opción para la defensa'", me soltó mi Judas de La Noria.

Y la verdad Reynoso no estaba para andar dejando ir opciones cuando se le cayeron algunas otras negociaciones al conjunto cementero.

Fue todo tan rápido, que incluso Ordiales apresuró a Peña, me comentó mi Judas celeste.

"Casi casi le pidió que se viniera ya con todo y exámenes médicos, para no tardarse mucho, registrarlo y así pudiera quedar listo para el último día de registros", agregó mi Judas.

Ya se verá si el chavo reacciona y deja de lado las indisciplinas, esas que tampoco han faltado en Cruz Azul, pero así que digas, un refuerzo bien planeado y trabajado, pues no, no lo es...