-->

Columna San Cadilla Mural | 07-02-2021



La tragedia del 'Morro'

El futbol se volvió a vestir de luto ayer con la muerte de Santiago "Morro" García (QEPD), quien fue hallado sin vida en su departamento de Mendoza, Argentina. Tenía 30 años.

Con 51 goles, el uruguayo era el máximo goleador en la historia del Godoy Cruz, al que se unió en 2016.

El "Morro" dejó un hueco profundo en el futbol argentino y uruguayo, donde brilló tanto que incluso fue negociado al Toluca, sin embargo el charrúa nunca apareció y los Diablos Rojos desistieron de sus servicios en para el Clausura 2019.

La muerte de García encendió las alarmas nuevamente en el aspecto mental de los futbolistas.

Según informaciones, el jugador se encontraba en tratamiento psiquiátrico, además llevaba meses sin ver a su hija a causa de la pandemia y Godoy Cruz le había dado de baja para el próximo torneo argentino.

La historia del "Morro" fue de lucha constante, lo mismo desde una infancia con carencias hasta pelearse con hinchas en Uruguay, donde incluso fue preso por una riña el 21 de enero de 2014.

"Cambió mi vida para siempre ese episodio, cuando llegamos al penal", recordaría años más tarde sobre ese hecho de película.

"Eran las 10 de la noche y, de pronto, nos dijeron que nos sacáramos las cadenas, los cordones, los cinturones. Van al calabozo, nos dijeron. A la mañana siguiente teníamos que presentarnos en un juzgado. Todo esto, sin comer en todo el día", agregó el charrúa, quien no dudó en revelar su temor por lo vivido.

Finalmente la pena para varios jugadores fue una suspensión deportiva de casi 3 meses, la inhabilitación para salir de Uruguay por medio año, multa económica y la prohibición de mostrarse públicamente en los medios.

García también militó en el Kasimpasa de Turquía y en el Atlético Paranaense de Brasil, donde se sumió en una profunda depresión, al grado de pensar en el retiro.

"Mi hermano vio en la manera que vivía, no prendía la luz de mi casa, estaba totalmente deprimido y no quería jugar más, por muchas situaciones que me sobrepasaron y con cosas que no hice", comentó García, en referencia a un doping positivo de cocaína que dio en un test.

En Godoy Cruz encontró un alivio, un respiro, ahí mostró su faceta como goleador. Ocultó su tristeza en una sonrisa que cautivaba a los fanáticos, sin dejar de levantar la mano para que los directivos tomaran en serio la salud mental.

"Los jugadores (como toda persona) no somos robots, no estamos hechos de acero. Tuve varios problemas personales que fueron influyendo en mi rendimiento y no fue fácil".

Los indicios hacen pensar que el delantero se quitó la vida, lo que causó aún más dolor para sus compañeros de profesión.

"'Morro' querido me hiciste mierda con esta decisión, pero sólo deseo que sea tu paz. Fuerza a esa gente que te quería como ser humano, a los otros sólo les importaba si les generabas dinero, la foto del momento o las luces del crack deseada por todos para presumir en las redes sociales", escribió Wanchope Ábila, atacante de Boca Juniors.

"Se olvidaron de Santiago, perdón fenómeno. Abrazo grande al cielo y me quedarán por siempre tus recuerdos".

Hace meses, el propio Ábila sufrió el suicidio de su sobrino Gastón, por lo que se concientizó de los estragos de la depresión.

"Tuve la mala suerte de que se quitara la vida en mi casa por una depresión que nunca avisó y que le pasa mucha gente. Quiero darle el mensaje a esa gente para que pida ayuda, porque hay gente que seguramente va a querer ayudarla y va a tener la necesidad de ayudarla a salir adelante. Porque no se dan una idea la tristeza que se siente de un día para el otro recibir el llamado de que tu hermano se quitó la vida en tu propia casa", reveló.