-->

Columna San Cadilla Reforma | 01-01-2021



MONEDAS DE CAMBIO

Tan urgido está el América de buenos jugadores en posiciones clave, que no le ha importado poner plata y además a otros futbolistas en sus negociaciones.

Y es que a menos que ocurra una catástrofe, el contención peruano Pedro Aquino y el volante mexicano Alan Medina vestirán la playera azulcrema en las siguientes horas.

Ambos, créanme, son jugadores muy atractivos y que eran más que necesarios en Coapa, a tal grado que los azulcremas se enfrentaron a duras negociaciones para hacerse de sus servicios.

Las Águilas tienen una plantilla repleta de jugadores de medio pelo, por eso no dudaron en poner una lana y además a Fernando Rubén González en el estira y afloja por Aquino. Total, el "Oso" daba una cal y otra de arena, según Miguel Herrera.

La negociación por Alan Medina no fue menos complicada. Para hacerse de sus servicios, las Águilas accedieron a poner muchos pesos, un jugador de intercambio como lo es el central Haret Ortega, y además prometerle al Toluca un porcentaje en caso de una futura venta de Medina.

A Pedro Aquino lo necesitaban porque desde la partida de Guido Rodríguez al Betis no han tenido un contención de altura, mientras que Alan también era clave porque en el Nido aún hay quien suspira por Renato Ibarra y su desequilibrio por la banda derecha.

Al menos las Águilas le están poniendo galleta para armarle un cuadro competitivo a Santiago Solari, quien tendrá menos de una semana para empezar a ponerlos a punto y evitar que en una de esas el #FueraBaños se vuelva tendencia desde la Jornada 1 del Guardianes 2021. Si ya funcionó el #FueraPiojo y el #FueraGiber...

NI TAN AZUL AÑONUEVO

 
El 2020 que se ha extinguido (gracias, Diosito), nos regaló toda clase de sucesos inesperados, sorprendentes, extraños, extravagantes... excepto ver a Cruz Azul campeón de Liga... y miren que durante gran parte del año no se comentaba otra cosa que no tuviera que ver con admiración y halagos cuando La Máquina salía a la plática... Sin embargo, el cuadro celeste no solo iniciará el 2021 igual que como terminó el 2019, sino peor...

Sin embargo, algo inesperado, sorprendente, extraño y extravagante sí sucedió en Cruz Azul y tal vez fue el contexto de otros hechos con estas características los que nos distrajeron de darle su justa dimensión.

Hace exactamente un año, Guillermo Álvarez Cuevas se estaba echando el recalentado de año nuevo feliz de la vida, quizá riéndose una vez más de sus detractores, quienes habían sumado un año más en sus futiles intentos de tumbarlo del poder en La Cementera La Cruz Azul.

La distancia que "Billy" ya había tomado del equipo de futbol solo nos puede hacer suponer que él sí ya se olía lo que 2020 le iba a traer. De ser así, solo él sabía que el primer día de agosto, cuando se hizo a un lado del cargo supremo en la cementera, vendría la graciosa huída.

El 1 de enero de 1998, Guillermo Álvarez brindaba por un nuevo año plagado de éxitos al lado del trofeo de campeón de Liga que le ganaron a León; 23 años después, ese trofeo sigue esperando compañía en la sala de trofeos de Cruz Azul y pocos saben dónde estará su líder, -de quien decían que solo lo sacarían de Cruz Azul con los pies por delante-, y que anoche debe haber brindado no por que La Máquina finalice su sequía de títulos, sino tal vez, por no terminar el año que hoy inicia dentro de un reclusorio.

CAMINO A SER ¿EX ÍDOLO?

 
A ningún forofo unamita, joven, mayor o chavorruco, se le escapa de la memoria el grato recuerdo que dejó Esteban Solari, delantero que pasó un año ataviado con la playera de los Pumas, a los acompañó a su primera Final perdida en la era de los torneos cortos, allá en 2007 con el poderoso Potro del Atlante.

Bueno, pues la declaración que el ex atacante hizo hace unos días en los que prometió volverse aficionado del América para apoyar a su carnal Santiago, nuevo entrenador de las Águilas, no debió caerle nada bien a todos esos forofos unamitas, jóvenes, mayores o chavorrucos, por mucho que la haya matizado al decir que será fan del Ame mientras no juegue contra Pumas... Mejor no hubiera dicho nada... Con esta declaracioncilla de 2 pesos, el buen Esteban debería caerse del pedestal donde lo tienen los nostálgicos fans de Pumas y ponerlo más bien al nivel en el que está su tío, Jorge Solari, quien como entrenador del Ame se reventó a finales del siglo pasado una declaración gloriosa al calificar a Pumas como "un equipo chico con afición chica".

¿No les cala, compas felinos que Esteban sea fan del Ame en 16 de 17 partidos..? Es duda.