-->

Columna San Cadilla Norte | 22-11-2020



Entre diablos y camotes

¿Están nerviosos? Hoy en la noche hay Reclasificación, que a diferencia de otras ocasiones no se juega a ida y vuelta. En 90 minutos se definirá el pase a Cuartos de Final. Tooodo el torneo en un partidito.

Rayados y Tigres se presentan con mucho que perder y naaada que ganar. Porque ellos ya deberían estar en Liguilla, si están aquí es porque fallaron.

En cambio, si Puebla y Toluca están en repechaje es porque el sistema es muy benévolo, por el invento de un grupo de dueños que inocentemente pensaron que en medio de la pandemia podían rescatar aaalgo de dinero con 4 jueguitos más. Como siempre, al servicio de las televisoras.

Y, ojo, no estoy en contra del negocio, sería hipócrita de mi parte. En lo que estoy en contra es que para hacer negocio, sieeempre actúan en contra de lo deportivo.

En fin, no me voy a desviar del tema. A lo que voy es que Rayados y Tigres van caminando como por una cornisa, cualquier paso en falso es caer al precipicio.

Que Puebla y Toluca parecen un flan, pues yo no me confiaría taaanto, eh.

Por historia, el repechaje no es garantía para los regios, que se han encamotado y enchorizado en más de una ocasión.

La Aplanadora desvielada

 
¿Quién no se acuerda de aquel equipo de Pandi a principios de los 90 que pintaba muuuy bien? El de Pedro García.

Aquellos Rayados quedaron en cuarto lugar en la 89-90 y no jugaron Liguilla porque eran los tiempos de los grupos y quedaron en tercero... y no existía el repechaje.

En la 90-91, Monterrey entró en segundo lugar general, ganaba, goleaba y gustaba. Por eso le decían La Aplanadora.

Era el equipo de Moriconi, Memo Muñoz, Hisis, Flores Barrera, Martelotto, Bahía.

Clasificaron caminando y les tocó el Puebla. Que había entrado con algunos problemas, pero no dejaba de ser el campeón defensor... y así le fue a Pandi.

Goleada en la ida en Puebla de 4-0 y todo estaba casi escrito. El 1-0 de la vuelta en el Tec fue insuficiente y al final el árbitro Alfredo Gasso fue agredido por un aficionado que se metió a la cancha.

La decepción se convirtió en coraje y en acusaciones al árbitro Marco Miranda.

En ese tiempo, Emilio Maurer, dueño del Puebla, también lo era de Doña Fede.

Así que no desaprovechó y mandó citar a tooodos los que hicieron declaraciones contra Miranda por su trabajo.

El presidente Jesús Elizondo, quien ya había renunciado, el vice Fernando Arredondo, Pedro García, Memo Muñoz y Flores Barrera fueron citados.

Hubo quien dijo que parte del problema es que a Miranda, quien pitó el juego que perdieron 4-0, lo despidieron de una compañía de seguros de la casa de bolsa que patrocinaba a Rayados, por un supuesto desfalco.

Después de esa serie, Elizondo dejó la presidencia, García el puesto de entrenador y Rayados se empezó a rearmar con Miguel Mejía Barón...

Una noche infernal
 
Y si hablamos de dar pena y no saber perder, pues les recuerdo cuando los Tigres se pelearon entre ellos mismos. Y por Tigres, me refiero a sus aficionados.

La época de Daniel Guzmán fue difícil de soportar para mucha gente y un día, en un partido contra el Toluca, todo explotó.

El Uni era una bomba de tiempo y esa estalló después de una derrota ante el Diablo.

Siete derrotas en 12 partidos fueron mucho de tolerar para los auriazules.

"¡Fuera Guzmán, fuera Guzmán!", retumbó en el Universitario.

Bueno fuera en que hubiera quedado en esa protesta ruidosa y justificada. Nooo, la violencia apareció, gente tuvo que correr a los túneles y otros más a la cancha.

Todos contra todos, los Libres y Lokos arremetieron contra los que pedían la salida del "Travieso" por razones que $ólo ello$ $aben.

Las trifulcas continuaron afuera, pero sólo hubo cuatro detenidos. Eso sí, nada podía recuperar la vergüenza a un club que vio cómo sus aficionados se peleaban entre sí y se aventaban hasta diablitos en una noche infernal.

Esperemos que esta noche tooodo transcurra tranquilo, que no haya encamotada y tampoco enchorizada.