-->

Columna San Cadilla Mural | 22-11-2020



Sólo sé decir 'hello'

Una mentira le permitió a Maximiliano Rodríguez (Argentina, 2 de enero de 1981) fichar por el Liverpool en 2010.

Siendo jugador del Atlético de Madrid, regresó a su país para pasar la Navidad junto a su familia. Durante su trayecto hacia la ciudad de Rosario el teléfono sonaba con insistencia, pero su atención se centraba en el volante.

Cuando llegó observó las llamadas perdidas de un número desconocido y en los mensajes de texto encontró uno de su representante: "Maxi, te está llamando Rafa Benítez (en ese entonces, entrenador de los Reds). Atiéndelo, quiere hablar contigo", le escribió.

En la siguiente ocasión que sonó el teléfono, el futbolista no dudó en contestar. Era una oferta de trabajo. "Cuando me habló Rafa me dijo: 'Tienes 48 horas para decidirte si quieres o no (a la Premier League)", reveló Rodríguez en una entrevista con el diario argentino La Nación.

"Yo estaba bien en el Atlético porque era capitán, conocía la ciudad, estaba bárbaro. Me habían tratado de 10 ahí, pero el futbol inglés me volvió loco, quería ver si podía triunfar ahí, por decirlo de una manera", reconoció.

Bastó una charla con su esposa para terminar de decidir que sí quería cambiar de equipo, de país... y de idioma.

Llamó a Benítez y le dio la respuesta que el técnico español estaba esperando. Maxi se marcharía a Inglaterra y Anfield sería su nueva casa.

Antes de colgar el teléfono, su nuevo entrador quería cerciorarse que no tendría inconvenientes en el Reino Unido.

"Yo quiero que todos hablen inglés en el vestuario. ¿Tú sabes hablar inglés?". Sin titubear, escuchó otra respuesta que esperaba: "Sí, Rafa, quédate tranquilo que yo sé. No te preocupes por eso".

Llegó a la ciudad de The Beatles y minutos antes de la conferencia de prensa para su presentación, se sinceró con el técnico: "Mira Rafa, te tengo que confesar algo: no sé hablar inglés. No sé nada. Lo único que sé decir es 'hello', pero no quería que se cayera la negociación", le contó.

Aún con los signos de incredulidad, Rafa Benítez alcanzó a responder: "Eres un hijo de p...", instantes después los dos comenzaron a reír.

Maxi jugó durante dos años en el Liverpool, y de paso, aprendió a hablar inglés.
 
VERDUGO DEL TRI

 
Maxi Rodríguez es uno de los futbolistas más recordados para la afición del País y no precisamente por cosas buenas, sino por ser uno de los verdugos de la Selección Mexicana en la historia de los Mundiales.

Esa jugada aún sigue dibujada en la memoria futbolera: Leo Messi cede un pase en los tres cuartos de campo a Juan Pablo Sorín, quien con un cambio de juego, le envía un centro a Rodríguez hasta el extremo derecho. Maxi controla con el pecho en los límites del área grande y aún con la pelota en el aire, el argentino tira un zurdazo que se cuela en el angulo. Imposible para el intento de atajar de Oswaldo Sánchez.

Con ese tanto en el tiempo extra, sepultó toda esperanza de avanzar al tan anhelado quinto partido en la Copa del Mundo Alemania 2006, después de que el Tri y la Albiceleste empataran 1-1 en tiempo regular en los Octavos de Final.

"Yo quería acomodarme con el pecho para mi pierna hábil (derecha), eso tenía yo en la cabeza cuando el balón venía en el aire, cuando él (Gonzalo Pineda) me cierra el perfil mío decidí pegarle. Debió ser la primera vez que tiré así. Yo a Oswaldo le dije: 'te pateo mil veces al arco y no te lo voy a hacer (anotar)', pero salió en ese momento, en un Mundial, y son cosas muy lindas", relató Maxi sobre aquella jugada.