-->

Columna San Cadilla Mural | 19-11-2020



LARGO HISTORIAL

A propósito de que las Chivas llegan con muuuchas bajas a la Liguilla, entre lesionados, fiesteros y demás, déjenme les cuento una historia.

Érase una vez allá por 2014 en una ciudad llamada Torreón, que entonces era noticia por los altos índices de criminalidad, que la inexplicable ausencia de un pateabalón desencadenó los peores temores.

No me pregunten cómo, pero en el Club Pachuca se percataron de que uno de sus jugadores había desaparecido. No faltó quien pensara lo peor, toda vez que el futbolista tenía poco de haber debutado, por lo cual no debía estar maleado. Bueno, eso creían.

Antes de perder la cordura, revisaron las cámaras de seguridad del hotel de concentración y ahí tienen que aparecía el angelito abandonando el lugar ¡por las escaleras de servicio!

Primero suspiraron porque se había ido por su propio pie, después vino la rabia por dicho escape, pero antes de cualquier cosa pues había que encontrarlo para saber qué pasaba.

Así que los servicios de seguridad en friega se coordinaron y empezaron a pedir informes a los otros hoteles de la zona. Y ahí tienen que, en uno de ellos, a escasos metros, apareció dicho futbolista muuuuy bien acompañado por una dama.

Vino un fortísimo jalón de orejas de la directiva, una multa económica y una advertencia de que era la última vez que hacía algo así.

No les puedo decir quién era el susodicho, pero su nombre empieza con D y termina con ieter Villalpando.
 
NUEVA TV

 
Pues la Liga de Balompié Mexicano se aferra a la vida.

Con sus signos vitales muy débiles y cada vez con más achaques, pero ayer recibió una noticia que les brinda esperanza: ya tienen nueva televisora.

Como recordarán, mis filosos lectores, en esta misma columna que no dice groserías ni fuma lo de Paty Navidad, les había contado que la plataforma WCN anunció que rompía relaciones.

Pues luego de una semana sin telera, Carlos Salcido, como presidente de la LBM, y Víctor Montiel, titular de la Asociación Nacional de Balompié Mexicano, se movieron para lograr un acuerdo con la empresa televisiva AYM Sports, que un canal que se transmite por Megacable, Izzi y Total Play.

Esta televisora transmite actualmente juegos de la Segunda División de México, esa que algún trasnochado federativo osó ponerle Liga Premier, entre otras.

¿Cómo está el trato? OK, resulta que la LBM pagará el 50 por ciento de los costos de producción, los clubes otro 25 y AYM el restante 25.

Los ingresos de comercialización de los partidos irán al 100 para los equipos, pero si los patrocinadores entran por la televisora serán al 50% para cada uno.

Llama la atención que AYM asuma este compromiso, dado lo complejo y costoso que resulta producir un juego de futbol y más en localidades tan lejanas como San Jerónimo Tlacochahuaya o San José de Gracia.

Para que se den una idea de los costos, a WCN le costaba una cantidad que oscilaba entre 150 mil y 230 mil pesos.

¿Por qué tanto? Bueno, hay que tomar en cuenta el traslado de personal, unidad de transmisión, operarios de transporte, productores, camarógrafos, talentos, auxiliares, y productor general. A todos ellos hay que darles viáticos, y sobre todo tomar en cuenta imprevistos en producción muy común en la LBM, como conseguir, de la nada, andamios para cámaras donde no hay dónde colocarse en las unidades deportivas en las que juegan algunos.

Peor llama la atención qué reacción tendrán los afiliados -afiliados a la FIFA, pues- ya que la Segunda División es una rama que depende de la Federación Mexicana de Futbol, y no querían que ninguno de sus socios comerciales se asociara con la LBM.

Bueno, una buena noticia para este proyecto, tras una andanada de puras malas.