-->

Columna San Cadilla Mural | 02-11-2020



CONSECUENCIAS

No cabe duda que el peor enemigo de las Chivas... son los propios jugadores de las Chivas.

Del exitoso 2020 que algunos esperaban con las "Súper Chivas 2.0" la mayoría dio de qué hablar... y no precisamente en la cancha.

Lo primero fue el tema del Víctor "Pocho" Guzmán donde ellos eran los menos culpables, pero total que fue el primer escándalo y se quedaron sin refuerzo. Cristian "Chicote" Calderón sin poder terminar un entrenamiento al otro día de pasarla de lo lindo en la Feria de Ameca, Uriel Antuna en revista de farándula tras borrachera y después otra en su cumpleaños con Alexis Vega, J. J. Macías también con Vega en la misma revista de espectáculos acompañados de dos señoritas, y ahora José Juan "Gallo" Vázquez y Alexis Peña separados del plantel... de sus refuerzos, en ese aspecto, sólo el Jesús "Canelo" Angulo se salva y Antonio Madueña bien fuera de la cancha, pero dentro ha tenido pocos minutos por su bajo nivel.

De quién no sorprendió fue de Eduardo "Chofis" López que nunca aprendió, le pasaron una tras otra esperando el milagro de que cambiara, pero simplemente al jugador no le importaba crecer y enmendar su carrera. Ahora no podrá ni apretar al acelerador en las últimas jornadas para asegurar otro próximo torneo.

Del "Gallo" se esperaría que alguien con su experiencia entendiera su rol en el equipo, como lo hacen Jesús Molina y Oribe Peralta al intentar guiar a los más jóvenes, pero caso contrario, al ser uno de los más cercanos a "Chofis", cayó en las tentaciones de un rato de diversión.

Y de Peña ni hablar. Se le terminará pronto la beca que tiene desde hace 10 meses en el equipo... ¡sin un sólo minuto jugado!.

Está claro que ni Amaury Vergara, Ricardo Peláez o Víctor Vucetich son niñeras. No tienen que estar todo el tiempo detrás de ellos, pero la mano blanda que mostraron en las indisciplinas anteriores no tardó en tener consecuencias.

Por darles el voto de confianza y creer en su palabra, lejos de erradicar el mal cuando ocurrió lo de Uriel Antuna y Alexis Vega, los jugadores se aprovecharon de la situación, total, con una multa y un partido fuera vieron que se arreglaba el asunto.

Ahora Dieter, "Chofis", "Gallo" y Peña no sólo incumplieron con su club... lo hicieron de manera conjunta y solapándose entre ellos.

El tema de Dieter Villalpando es delicado con el presunto delito sexual, sin embargo de la mano de su abogado Enrique Venegas ha iniciado una denuncia por extorsión ¡contra un propio trabajador de la Fiscalía!, porque según dijeron, le pidió dinero al jugador para ocultar información.

Y si creen que lo más funesto ya ocurrió, esperen a que reviente el pleito de Angélica Fuentes.

Ahí se las dejo.

UN CONFLICTO MÁS

 
Cada semana o más bien, cada día sale a la luz pública algún problema en la Liga de Balompié Mexicano. El más reciente, o que más bien se dio a conocer porque el tema ya tenía meses ahí presente fue con la directiva de Atlético Jalisco encabezada por Karla Medina, Mario Duarte, y Carlos Ramos, a quienes ya de plano la LBM de la cual es presidente Carlos Salcido ya los desconoció como dirigentes.

Tan crítico se puso el asunto del retraso de pagos (4 quincenas y contando desde el 17 de agosto) a jugadores y cuerpo técnico, además de no pagar la renta de las canchas de entrenamiento, que no hubo más tolerancia.

El técnico Eduardo Lillingston junto con su grupo de jugadores entre los que está Jonny Magallón pretendieron ser comprensivos y pacientes, pero ante tantas largas la espera ya era insostenible por lo que la LBM intervino, y anunció que la directiva quedaba fuera del proyecto de la Liga, por lo que momentáneamente se hará cargo de los gastos básicos.

Pese a que el partido del sábado ante Chapulineros de Oaxaca estaba contemplado llevarse a cabo, se pospuso.