-->

Columna San Cadilla Reforma | 13-10-2020



ESTARÁ CALIENTE

Mucho ojo tendrá que poner la Comisión de Árbitros de cara al juego que pinta como el más bravo de la Fecha 14, y me refiero al Cruz Azul-Tigres.

A muchos podría parecerles un partido atractivo, pero no de los rudos-rudos. Esta ocasión pinta para ser así, toda vez que varios de sus integrantes quedaron bien pero bien calientitos tras el juego de pretemporada en la Semifinal de la Copa por México.

Me cuenta mi Judas que ese antecedente es más que suficiente para mandar a uno de los silbantes experimentados que sepa conducir correctamente el juego no sólo con el reglamento en la mano, sino también en lo emocional.

Recordemos que Javier Aquino casi les dijo "gana-nada" a los jugadores del club que lo formó como futbolista, que a Guido Pizarro no le faltaron ganas de ponerse unos guamazos con Robert Dante Siboldi, que a los cruzazulinos les molestaron las provocaciones de Nahuel Guzmán, y que el mismo Guido quería verse afuera del estadio -además de con el DT- con Julio César "Cata" Domínguez para comprobar si con los puños eran tan bravo como con la boca.

Si bien es cierto que ya pasó tiempo de aquel episodio (tres meses), también lo es el que a la hora de designar al cuerpo arbitral, y al momento en que estos realizan su junta del planeación del juego, todos esos antecedentes son muy tomados en cuenta para que, por lo menos, el partido no se les salga de control en los noventa y tantos minutos de duración.

Así que en este juego deberíamos ver a uno de los "gallos" y no se sorprendan si por ahí vemos al "Cantante" Fernando Guerrero porque al menos tiene fama de astuto, diplomático y conciliador, o bien a Diego Montaño, Marco Ortiz y Adonai Escobedo (quienes tienen rato que no les pitan a estos equipos) en un duelo que estará al rojo vivo.

Y no se nos olvide que cuando estaba el señor Pedro Miguel Faria Caixinha también se peleó con Nahuel Guzmán.

PD: De que hay antecedentes, los hay.

¿Y LOS SOCIOS APÁ?

 
Mientras que las autoridades de la Liga BBVA -que preside Enrique Bonilla Barrutía- siguen en el estira y afloja para ver cuándo podrán abrir las puertas de los estadios, les cuento que a los Socios del Club Universidad no les han adelantado nada.

Con los líderes de las diferentes porras, léase Rebel y Plus, platicaron hace más de un mes de cómo podría darse el regreso a los inmuebles futboleros. Incluso hubo advertencias, propuestas, señalamientos y todo lo que se pueden imaginar.

Lo que les quedó clarísimo es que no iban a entrar con ningún instrumento y que los trapos y banderas iban a guardarse hasta nuevo aviso.

Pero a los catedráticos y seguidores de hueso colorado del cuadro universitario, que cada 15 días se meten unas quemadas de padre y señor mío, aguantando el rayo del sol para ir a ver a los auriazules, no les han dicho ni pío.

Es más, ya me contaron que varios de ellos ya mandaron correos electrónicos a la directiva para saber qué procede.

Apenas leyeron en diferentes medios los protocolos sanitarios y vieron que iba a haber muchas restricciones para el ingreso, les quedó muy claro el nuevo reglamento, pero ellos son los menos afectados, porque a cuál más acuden en parejas, tomando en cuenta que cada socio tiene derecho a dos credenciales.

Y así como la dirigencia no les ha dicho cuáles serán los criterios para el eventual regreso de la gente, tampoco les han enviado alguna propuesta para reponer los partidos que se perdieron, luego de la cancelación del torneo, porque a final de cuentas ellos pagaron por adelantado su cuota.

Lo más que hubo fue un sorteo para obsequiarles una playera a través de una trivia, cuando la neta es que todos se merecían un jersey por haber aguantado estoicos y sin hacer olas, es más, creo que muchos hasta podrían darle carpetazo al tema del torneo inconcluso con tal de que la directiva les dé su lugar y no vayan a condicionar sus accesos.

Ojalá y que pronto haya noticias para los Socios del Club Universidad, al igual que para todos los abonados del futbol mexicano, que seguramente también están esperando tener un trato preferencial.

MAL AUGURIO

 
Justo cuando todo pintaba color de rosa para el Mazatlán FC, este se tornó naranja.

Y es que para los que no entendieron la referencia, les cuento que el semáforo epidemiológico del Gobierno les jugó una mala pasada, pues Sinaloa pasó ayer nuevamente a naranja, por lo que en la directiva de los bucaneros tendrán que pensarse dos veces las actividades que deseaban tener.

Me cuentan que una de las más importantes para la institución, obviamente a la par de abrir las puertas del Kraken, era la de las visorías, mismas que estaban planeadas para esta semana, pues al equipo le uuurge comenzar a tener talento local, pues fue un nicho de oportunidad que vieron desde la mudanza del equipo.

Pues bueno, ya tenían hasta las invitaciones y todo listo en el Deportivo Benito Juárez para recibir a los jovencitos, mismos que tendrán que aguantarse un rato más para poder mostrarse, viendo cómo estaba la cosa con el Covid-19, aplazarlas.

Ooobviamente que tampoco se podrán tomar a la ligera el tema del acceso al estadio, pues si bien ya las pláticas van muy avanzadas y seguirán los pasos de la Liga Mexicana del Pacífico, este cambio difícilmente les permitirá recibir gente este 16 de octubre en su duelo ante Juárez, por lo que lo más obvio es que puedan tener sus primeros visitantes en el Kraken en el compromiso ante Monterrey del sábado 24, aprovechando que tendrán dos juegos consecutivos en casa.

Pero bueno, como ya se les queman las habas por abrir el estadio, a pesar de las recomendaciones del Gobierno Federal y su métrica de contagios, pues que no nos extrañe que se avienten a tener afición en el par de partidos, cosa que verán esta semana.

A ver si no les sale el tiro por la culata, pues poner el mal ejemplo podría afectar a la Liga del Pacífico, que ooobviamente dará una derrama económica mayor al estado, pues al Mazatlán seguro no le quedan más de dos partidos en la competición.