-->

Columna San Cadilla Reforma | 12-10-2020



OTRO CASO RARO EN EL CRUZ AZUL

Los enterados de los grandes temas deportivos que incluyen las transacciones y contratos internacionales, conocen los riesgos inherentes a la negociación deportiva, más aún con los equipos del futbol árabe.

Todo ello en virtud de la complejidad y agresividad propios del estilo de negociación de los empresarios de Medio Oriente y, ni qué decir, si se trata de una negociación desventajosa y absurda. Ahí, sin duda, el riesgo es mucho mayor.

Con la salida de Igor Lichnovsky de La Máquina Cementera de La Cruz Azul al equipo Al-Shabab Club de Arabia Saudita que dirige Pedro Miguel Faria Caixinha, ex-entrenador celeste, todo pareciera sencillo y aterciopelado: una negociación concertada por ambas partes y nada más, una transacción en apariencia "normal" que concluyó de la mejor forma para todos los involucrados, pero no es así.

La realidad, por desgracia, la historia es mucho más compleja y en ella comienzan a descubrirse las ruindades que ahora en lo deportivo, habrían venido ejerciendo Billy Álvarez y su hijo Robin al frente de la Cooperativa Cementera, ambos actualmente prófugos de la autoridad federal.

En lo que hace al caso Lichnovsky, su carta costó al Cruz Azul una cantidad de 3 millones de dólares, pero poseía una ridícula cláusula de indemnización al equipo por tan sólo 500 mil dólares en caso de salida anticipada, la cual, en realidad, debió rondar los 9 millones de dólares.

Por lo anterior y ante la inminente salida del joven chileno al futbol árabe, la actual directiva se vio obligada a rescatar un monto mayor por dicha cláusula de indemnización, lo que retrasó -15 días- la salida de Lichnovsky de sus instalaciones.

Simplemente, la actual directiva no tuvo otra que endurecer la pierna para no dejarse estafar; pero no por los árabes o por Lichnovsky, sino por sus propios ex-directivos quienes parecen haber dejado en el huerto de La Noria un auténtico campo minado.

La intención de la actual directiva fue buscar a toda costa una salida sensata y una retibución consecuente en beneficio del Cruz Azul, no obstante la obvia resistencia del equipo árabe y la incertidumbre provocada en el propio defensor chileno.

Al final, Cruz Azul logró una recuperación de 1.5 mdd, sin embargo, esto apenas representa la mitad de los 3 millones de dólares invertidos por Billy Álvarez, como resultado de una "negociación" insólita llevada a cabo por su hijo Robin y que ya se encuentra bajo investigación de las autoridades.

Sin duda algo huele muy mal en el huerto sembrado por Billy y su vástago. Más aún si se tiene en cuenta que el defensa chileno ahora jugará de nueva cuenta con Caixinha, quien en su paso por la Máquina Celeste dejó al equipo con fuertes deudas, luego de gastar más de 90 millones de dólares en la compra de jugadores que ahora tácitamente le arrebata a Cruz Azul.

Juntos, Caixinha y los Álvarez, parecen haber perfeccionado el juego sucio de la triangulación en beneficio del propio futuro. Al final, de facto, las pérdidas económicas redundan en un virtual "robo" en lo deportivo. Los veintitrés años de sequía del equipo Cruz Azul podrían, en lo anterior, comenzar a tener sentido.

EL TÍTULO DE KOBE

 
"Te prometo que continuaré tu legado", fueron las palabras que pronunció LeBron James en memoria del fallecido Kobe Bryant.

Y anoche cumplió su palabra con el título 17 para los Lakers para convertirse en el primer jugador en ganar el anillo de campeón y el MVP con tres equipos diferentes.

Con esto, aunque sea basquetbol, continúa lo de que un club es campeón justo poco tiempo después de que una de sus leyendas o seguidores de renombre fallece.

Roberto Gómez Bolaños, quien pudo jugar para su amado América con el personaje del Chanfle, falleció en el 2014 y sus Águilas volaron al título ante Tigres.

Luego, en el 2017, se nos fue Carlos Miloc y Tigres ganó la Final Regia.

En 2019 fue Osvaldo Batocletti el que murió y Tigres fue campeón y justo ante el León, que también fue su equipo.

El año pasado, que mi hermano Mayito Castillejos falleció, su amada Pandilla del Cerro de La Silla logró el anhelado título.

Y ahora en el 2020 partió Don Nacho Trelles y la Máquina Celeste de La Cruz Azul iba de líder en el Clausura hasta que el Covid-19 detuvo el torneo.

Así que habrá esperar si la "mano" de Don Nacho se mantiene al final del Guardianes 2020 o es la de Manuel "El Loco" Valdés la que se impone para el América.

ANDAN BRUJAS

 
Los que no ven llegar una en este Guardianes 2020 son mis compadres del Atlético de San Luis.

Como ustedes ya bien saben, los potosinos todavía dependen bastante de sus carnales españoles, que es de donde proviene la mayor parte de la lana. El Atlético de Madrid lleva rato apretándose el cinturón para sobrellevar la crisis económica, ya que el tener un estadio nuevo y no meter gente les pega mucho.

Eso sin mencionar que el señor Guillermo Vázquez no gana dos pesos y que su finiquito no sería nada barato si en estas semanas le llegan a dar las gracias.

Pero me enteré, gracias a mis Judas Tunero, que además de todo este dinero despilfarrado a lo güey y para que el equipo ande en el último lugar del campeonato, los señores directivos del Atlético de San Luis no han liquidado una deuda de aproximadamente un millón de pesos a la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, institución encargada de realizar los exámenes de detección de Covid-19 a jugadores, directivos, miembros del staff, etc.

Eso sí, lo que es un hecho, es que el equipo pidió las pruebas de detección fiadas y con promesa de liquidarlas a la UASLP. Y que para pagar, la Universidad les debe desglosar cuántas pruebas y a quiénes se las hicieron, como si el equipo no supiera.

Y no contentos con no pagar, todavía le solicitaron a la Universidad más pruebas de Covid-19, pero la UASLP se negó hasta que no liquiden lo que deben. Así que don Alberto Marrero, presi del San Luis, y sus muchachos van a tener que buscar otro laboratorio para hacerse los exámenes.

Que feos modos del Aleti mexicano.