-->

Columna San Cadilla Norte | 13-10-2020



ESTARÁ CALIENTE

Mucho ojo tendrá que poner la Comisión de Árbitros de cara al juego que pinta como el más bravo de la Fecha 14, y me refiero al Cruz Azul-Tigres.

A muchos podría parecerles un partido atractivo, pero no de los rudos-rudos. Esta ocasión no pinta para ser así, toda vez que varios de sus integrantes quedaron bien pero bien calientitos tras el juego de pretemporada en la Semifinal de la Copa por México.

Me cuenta mi Judas que ese antecedente es más que suficiente para mandar a uno de los silbantes experimentados que sepa conducir correctamente el juego no sólo con el reglamento en la mano, sino también en lo emocional.

Recordemos que Javier Aquino casi les dijo "gana-nada" a los jugadores del club que lo formó como futbolista, que a Guido Pizarro no le faltaron ganas de ponerse unos guamazos con Robert Dante Siboldi, que a los cruzazulinos les molestaron las provocaciones de Nahuel Guzmán, y que el mismo Guido quería verse afuera del estadio -además de con el DT- con Julio César "Cata" Domínguez para comprobar si con los puños era tan bravo como con la boca.

Si bien es cierto que ya pasó tiempo de aquel episodio (tres meses), también lo es el que a la hora de designar al cuerpo arbitral, y al momento en que estos realizan su junta del planeación del juego, todos esos antecedentes son muy tomados en cuenta para que, por lo menos, el partido no se les salga de control en los noventa y tantos minutos de duración.

Así que en este juego deberíamos ver a uno de los "gallos" y no se sorprendan si por ahí vemos al "Cantante" Fernando Guerrero porque al menos tiene fama de astuto, diplomático y conciliador, o bien a Diego Montaño, Marco Ortiz y Adonai Escobedo (quienes tienen rato que no les pitan a estos equipos) en un duelo que estará al rojo vivo.

Y no se nos olvide que cuando estaba el señor Pedro Miguel Faria Caixinha también se peleó con Nahuel Guzmán.

PD: De que hay antecedentes, los hay.

COLGARON EL CERO

 
Y que mi Pandi colgó el cero, lo cual me dio mucho gusto.

Contrario a lo que ellos mismos esperaban, las pruebas de Covid-19 arrojaron cero positivos, pues todos salieron negativos.

Nadie se contagió de coronavirus a pesar de los abrazos y saludos de Charly Rodríguez la semana pasada en Querétaro.

Además se informó que los dos contagiados que tenían ya cumplieron con su cuarentena y pudieron volver a entrenar, por eso ayer pudimos ver de regreso a Jonathan González y Eric Cantú.

Sí, los vimos, siempre estamos ahí al pendiente de todo lo que pasa en El Barrial, es nuestro jale, y hay que estar ahí.

Así que empezó bien la semana en Pandi, con buenas noticias y esperemos que siga así y que el sábado nos den la noticia esperada de que también colgaron el cero cuando reciban al Puebla, a las 5:00 de la tarde en el Estadio BBVA.

Mientras tanto, Charly trata de llevar lo mejor posible su encierro en el hotel de El Barrial, donde se encuentra aislado en lugar de estar en Países Bajos para el segundo duelo del Tricolor y en espera de una nueva prueba, que se la podrían hacer hoy.

Y por eso, por estar ahí, vimos un detalle que nos llamó la atención, y es para resaltar.

De pronto se paró un carro en el portón, que estaba cerrado, y puso intermitentes, y el conductor bajó del auto para pedir hablar con el guardia.

Al principio éste no lo reconoció, por eso el señor tuvo que decir: "Soy el papá de Charly, vine a traerle esto nada más, pero está aislado y no lo podemos ver".

El guardia reaccionó y de inmediato atendió y recibió para Charly una botella de shampoo, agradeciendo el gesto educado de Don Charly.

Bien por el papá de la joya de los Rayados, quien no pierde piso como muchos familiares de jugadores que son prepotentes.

Los Rodríguez podrán cambiar de carro, de uno modesto a uno más lujoso, lo cual es merecido y para eso es el dinero bien ganado, para disfrutarlo, pero no cambian la manera de conducirse ante los demás.

BUEN CAMBIO

 
Y hablando de cambios positivos en las personas, de carros, y siguiendo ahí en El Barrial...

El que a pesar de que las cosas no le salen muy bien últimamente, de que perdió su lugar en el once titular y ahora anda lesionado, le pone buena cara a las cosas, es el señor Dorlan Mauricio Pabon Ríos.

El entrenamiento ya había terminado, cuando de repente salió un vehículo con vidrios polarizados, de los cuales la ventana del conductor fue bajando.

A la distancia se vio un saludo y se escuchó a alguien que decía "¡Qué onda!, ¿cómo están?", y luego un amistoso "¡adiós, cuídense!".

Tanto el reportero Juan Carlos Jiménez (Yonika, como le decían en el "Botiquín") como el fotógrafo Juan Flores (Juanón) voltearon para todos lados, como incrédulos, pero sí, el saludo era de Dorlan y era para ellos, y no era la primera vez que lo hacía.

Ya no es el Dorlan de antes, que pasaba a toda velocidad con su auto y hasta a veces poniendo en peligro a los reporteros que están afuera haciendo su trabajo de cubrir el entrenamiento de Rayados.

Por eso le pregunté a mi Judas Pandi para ver qué onda con eso.

"¿Y qué trae ahora el Dorlan que anda muy saludador?", le pregunté al Judas.

"Ya tiene rato así mi Sanca, el negro le pone buena cara a esto, y eso que en la cancha no la pasa bien", me respondió.

BUEN AMIGO

 
¿Se acuerdan cuando Carlos Salcedo se rodeaba de amigos que no le dejaban nada bueno?

Pues bien, ahora se ha visto pegado a otro tipo de amistades que sí dejan cosas buenas, como Oziel Brizuela, quien además de ser carnal del "Conejo" Isaac Brizuela, es fisioterapeuta y readaptador físico, y anda cerca del "Titán" en las últimas semanas, lo cual coincide con la mejora en el estado físico del central de los Tigres, al que ya no se le ve sin piernas como en el torneo pasado, cuando se lo llevaban fácil.

Y en este fin de semana, a pesar de que era de descanso, trabajaron en alguna terapia, lo cual se vio reflejado en que Salcedo ya pudo trabajar al parejo de sus compañeros, dejando atrás la lesión muscular que lo aquejaba.