-->

Columna San Cadilla Mural | 13-10-2020



CALIENTITO

No es por comparar, pero el Clásico Tapatío femenil cumplió y estuvo a la altura de cualquier juego varonil. Hubo buen futbol, espectáculo... y hasta un 'pique' entre dos jugadoras. El partido vaya que dio de qué hablar antes, durante y después del resultado.

Les platico, en la semana previa, la goleadora de las Chivas femenil y ex rojinegra Alicia Cervantes salió a declarar que enfrentaría a "sus clientas, que siempre les metía gol y que se iban a llevar una sorpresita" el domingo. La portera del Atlas, Ana Gaby Paz, no se quedó callada y respondió en conferencia que ellas hablaban en la cancha y que las tenía sin cuidado lo que dijera la delantera rival. A la luz de la vista quedó la superioridad de las rojinegras que ya tienen por casa al Estadio Akron con tres triunfos en fila, golearon 3-0, ¿y qué creen que ocurrió al final?

En cuanto pitó la árbitro, la portera Paz primero celebró con los puños cerrados, y después encontró el momento del desquite. Buscó con la mirada a Alicia para desahogar un grito que tenía reservado para la ocasión: "¡aquí está tu pinche clienta!", le refutó en tono de burla.

Cervantes, quien estaba que se la llevaba el diablo, sólo volteó y con el gesto del dedo índice en los labios la mandó callar y siguió, cabizbaja, su camino a los vestidores. Poco le importó a Ana Gaby que seguía con una sonrisa socarrona en el rostro y mantuvo el festejo con sus compañeras.

Afortunadamente el tema quedó en ese intercambio entre delantera y portera, sin pasar a mayores. Mientras las rojinegras salieron del estadio con el pecho inflado de orgullo, en las Chivas había un silencio sepulcral.

Los festejos siguieron en las redes sociales en la cuenta oficial del club y de las jugadoras del Atlas con respuestas alusivas al incendio que generó "Licha" Cervantes días antes.

No cabe duda que el Chivas-Atlas es una rivalidad heredada, pero ambos equipos femeniles le han dado su propio toque cuando el orgullo está de por medio.

¿No creen?

MAL AUGURIO

 
Justo cuando todo pintaba color de rosa para el Mazatlán FC, este se tornó naranja.

Y es que para los que no entendieron la referencia, les cuento que el semáforo epidemiológico del Gobierno les jugó una mala pasada, pues Sinaloa pasará este lunes nuevamente a naranja, por lo que en la directiva de los bucaneros tendrán que pensarse dos veces las actividades que deseaban tener.

Me cuentan que una de las más importantes para la institución, obviamente a la par de abrir las puertas del Kraken, era la de las visorías, mismas que estaban planeadas para esta semana, pues al equipo le uuurge comenzar a tener talento local, pues fue un nicho de oportunidad que vieron desde la mudanza del equipo.

Pues bueno, ya tenían hasta las invitaciones y todo listo en el Deportivo Benito Juárez para recibir a los jovencitos, mismos que tendrán que aguantarse un rato más para poder mostrarse, viendo cómo estaba la cosa con el Covid-19, aplazarlas.

Obviamente que tampoco se podrán tomar a la ligera el tema del acceso al estadio, pues si bien ya las pláticas van muy avanzadas y seguirán los pasos de la Liga Mexicana del Pacífico, este cambio difícilmente les permitirá recibir gente este 16 de octubre en su duelo ante Juárez, por lo que lo más obvio es que puedan tener sus primeros visitantes en el Kraken en el compromiso ante Monterrey del sábado 24, aprovechando que tendrán dos juegos consecutivos en casa.

Pero bueno, como ya se les queman las habas por abrir el estadio, a pesar de las recomendaciones del Gobierno Federal y su métrica de contagios, pues que no nos extrañe que se avienten a tener afición en el par de partidos, cosa que verán esta semana.

A ver si no les sale el tiro por la culata, pues poner el mal ejemplo podría afectar a la Liga del Pacífico, que obviamente dará una derrama económica mayor al estado, pues al Mazatlán seguro no le quedan más de dos partidos en la competición.