-->

Columna San Cadilla Reforma | 16-09-2020



'DÉJAME ABRIR MIS ESTADIOS'

Enrique Bonilla Barrutia va a tener que ponerse las pilas en los próximos días porque va a iniciar el intercambio de ideas con las autoridades sanitarias del País, entiéndase con el Doctor Hugo López-Gatell Ramírez, buscando que les den luz verde para la reapertura de los estadios luego de al menos 11 jornadas de disputar el Torneo Guardianes 2020 de la Liga MX sin un alma en las tribunas.

¿Nos podemos ilusionar?

Bueno... Vamos por partes...

Debemos recordar primero que nada que en plena cuarentena, hace unos meses, se había llegado al acuerdo Liga-autoridades de permitir que volviera la afición a las tribunas en cuanto hubiera semáforo verde, (y tan optimistas eran mis amigos de la Liga, que armaron su calendario pensando que el próximo fin de semana era el bueno para reabrir los estadios y por ello los Clásicos fueron puestos después de la Fecha 10), peeero como va la cosa con la pandemia, pues todos sabemos que no hay una fecha exacta para reabrir las tribunas y el futbol no para, las jornadas siguen semana a semana y las pérdidas millonarias se multiplican por cada encuentro en el que no se puede cobrar una taquilla ni vender chelas y comida en las gradas.

Por ello, el presidente de la Liga BBVA MX tendrá este acercamiento con las autoridades, buscando abrir las gradas al menos para meter un 30 por ciento del aforo de los estadios para la recta final del torneo, es decir, 2 o 3 jornadas antes de que acabe la Fase Regular, esperando que pueda ser un ensayo para la Liguilla.

Todo suena "chulo de precioso", pero aquí viene lo malo.

Desde el punto de vista de las autoridades sanitarias, esto se ve complicado, pues los especialistas apuntan a un rebrote de contagios de Covid-19 para los meses de noviembre y diciembre, y es lo que más temor les da, comenzar a abrir este tipo de espectáculos masivos y que el virus pueda propagarse de manera más rápida.

El equipo de López-Gatell y el gobierno de la Ciudad de México han buscado ser más abiertos, pues luego de permitir la reapertura de los cines y los teatros, se van a tener que flexibilizar con otros rubros.

La decisión mucho va a depender de que bajen los positivos en la Liga, y eso es algo en lo que Bonilla Barrutia va a tener que presionar a las directivas para pedir que los jugadores le paren a sus desmadritos y respeten al máximo las reglas.

Por el momento solo se contemplaría la reapertura para la Liga varonil, porque no solo se trata de implementar medidas sanitarias muy fuertes en los estadios, hay que tener en cuenta que también se despliega seguridad dentro y fuera de los estadios y se debe garantizar que los uniformados no vayan a contagiarse.

Dicho lo anterior, podemos esperar una lucha intensa en los próximos días, un buen estira y afloja.

Algo sí les puedo adelantar: si no hay humo blanco en las próximas semanas, mis compas de la Liga van a tirar la toalla en lo que a 2020 respecta y será hasta el año entrante cuando se vuelva a analizar la posibilidad de jugar con gente.

JUSTICIA LENTA EN VERACRUZ

 
Para los que piensan que el caso de la muerte del promotor Ángel Fuentes Olivares está en el aire, les cuento que hace un par de meses fueron puestos en libertad Martín D. y Gaspar M., dos de los tres implicados en el asesinato de este hombre que abusaba de futbolistas aprovechando las ilusiones de los chicos por trascender en este deporte.

El que todavía sigue en el "Tambo" es Osciel O., sobre el que han recaído la mayor parte de las acusaciones e investigaciones, pues era quien vivía en el predio donde se encontró sin vida a este fulano Fuentes Olivares.

Me cuentan que los jóvenes que fueron puestos en libertad no han querido involucrarse más en el asunto y uno de ellos todavía buscó acomodo en la Tercera División, con un equipo de Veracruz, tratando de darle vuelta a la página.

Al parecer, ninguno fue testigo de lo ocurrido, por lo que todavía hay un gran misterio detrás de la muerte de este hombre, que en su largo historial le hizo daño a muchos jóvenes.

La autoridad veracruzana va más lenta de lo que debiera y lo duro es que muchos se han olvidado del joven futbolista que aún se encuentra bajo proceso, y según me cuentan mis Judas del puerto jarocho, varios de los que se decían sus amigos de plano ya le dieron la espalda.

Ojalá que esta historia salga a la luz pronto, para que muchos jugadores no caigan en las garras de depredadores como Ángel Fuentes Olivares y que entiendan que en el futbol, como en la vida, a los verdaderos amigos solo se les conoce en circunstancias como ésta, o en la enfermedad, pues la mayoría son cuates que pasan de largo.

A PROTEGER AL 'PIOJO'

 
Si Memo Ochoa tiene memoria, es hora de que retribuya la confianza que Miguel Herrera siempre ha tenido en él.

Y es que no es cualquier cosa el reclamo del "Piojo" a la Liga MX por la pésima calendarización. Le pusieron los tres Clásicos en fila, justo cuando el América da una de cal y otra de arena, y cuando Cruz Azul y Pumas están en fuego.

Un paso en falso y la chamba del DT peligra, con todo y que solía vapulear a los archirrivales, tendencia que cambió desde el 14 de septiembre de 2019, ya con Memo Ochoa en el arco.

Desde entonces, las Águilas han recibido gol en 7 de 8 Clásicos y apenas presumen una victoria.

Lo que son las cosas, en el único juego en el que colgaron el cero (ante Pumas en Copa por México) el guardián del arco fue Óscar Jiménez, no Memo.

La historia entre portero y técnico no tuvo el mejor de los inicios ya que el titular del "Piojo" para el Mundial de Brasil 2014 iba a ser Chuy Corona, a quien había dirigido en Tecos, pero al final el DT tuvo una corazonada, de esas a las que hay que hacerles caso, al detectar en Ochoa una mentalidad a prueba de balas y por ello lo colocó en el once inicial, pese a las críticas de que se lo había impuesto la televisora que mueve los hilos del Tri.

Por eso Memo va camino a su quinto Mundial y el tercero como titular, así que no estaría mal que haga uso de esa gran mentalidad para sacarle las papas del fuego al DT y evitar que se consume el #FueraPiojo, que seguramente pondría de plácemes a muchos técnicos y agentes.