-->

Columna San Cadilla Reforma | 07-09-2020



¿Y LA LANA, APÁ?

Como reguero de pólvora anda corriendo la noticia de que los árbitros y árbitras de la Liga de Expansión, Femenil y categorías menores están teniendo que solventar sus gastos de pruebas Covid-19, para tener derecho a estar en la programación de cada semana.

Primero fueron un par los que levantaron la voz, y el fin de semana mi teléfono no dejó de sonar para comentarme lo indignados que están, pues mientras en la Primera División hay todo el apoyo y hasta se tolera a los chavos para que anden cotorreando en fiestas y salidas de fin de semana, en otras divisiones la situación no va bien.

Parece que en la Liga de Expansión ya se les olvidó que hubo 15 contagiados del Atlante y que en la Liga Femenil, por mucho que no se compara con lo que hay en la varonil, el virus anda por todos lados.

Incluso en la competencia de mujeres, a las colegiadas solo se les hizo un test previo a los exámenes físicos y ya no habrá más.

Yo solo me pregunto qué pensará la FIFA cuando se enteré de esto, porque del dinero que soltó, una buena tajada tenía que haber sido utilizado para el futbol femenil, cerca de 500 mil dólares, y eso también contempla a las mujeres árbitras.

El máximo organismo envió una fuerte cantidad en dólares, 1.5 millones para ser exactos, a fin de que la utilizaran en volver a echar a andar el futbol, pero también para los protocolos de sanidad, y en ellos van inmerso el trabajo de los silbantes.

Es una pena que los árbitros que se están abriendo paso en esta carrera tengan que poner de su bolsa para poder tener designaciones los fines de semana.

Hay pruebas que van de los mil hasta los 3 mil pesos y no hay derecho, porque como quiera se están exponiendo. ¿Qué dice el gobierno, de esto?, incluso Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud -y gurú de las pandemias-, quien se la pensó mucho para dejar que la Liga BBVA volviera a funcionar, a lo mejor se arrepiente de estarle dando manga ancha al futbol para su reactivación.

Y lo más triste es que la Federación Mexicana de Futbol siga sin cuidar las formas, les anuncian que cada quien se hará cargo de sus pruebas en una reunión semanal, a través de Arturo Ángeles, quien también está al frente del VAR, y no hay posibilidad de diálogo ni de negociación, ¡hágame ustedes el favor!

Así que sólo me queda decir ¡Viva México!

AYUDA URGENTE

 
La directiva del Atlético de San Luis anda muy preocupada porque el proyecto de Guillermo Vázquez no camina y ya se vio en la necesidad de buscar ayuda por todos los frentes con tal de levantar al equipo.

Uno de mis Judas potosinos, que maneja muy bien el acento madrileño, me contó que el señor presidente Alberto Marrero tuvo que hacerles caso a algunos consejeros de la merita capital de la Madre Patria y buscar refuerzos a nivel directivo para controlar "al ganado" que últimamente anda dando vergüenza en la Liga.

Es por ello que Marrero salió en la búsqueda del español Mario Abrante, ex jugador del San Luis y gente de la total confianza de Don Beto, quien necesita que de primera mano le reporten cualquier pormenor que pase en la plantilla o con el cuerpo técnico encabezado por Guillermo Vázquez.

Yo les puedo decir que Mario es muy cercano al jugador, pero no se va a tentar el corazón cuando tenga que darle malas noticias a Marrero, quien finalmente aceptó ayuda para controlar a un equipo de Primera División.

Por cierto, la llegada de Abrante también le meterá cierta presión a Memo, quien no ha podido con el paquete desde que llegó a tierras potosinas. No se les haga extraño que, si San Luis no sale bien librado de las próximas dos jornadas, le den las gracias. ¿Será ese el primer gran movimiento de la dupla Marrero-Abrante?
 
RESPIRAN EN MAZATLÁN

 
Siguiendo con el tema del coronavirus, déjenme les cuento que quienes respiraron bien y bonito fueron los directivos del Mazatlán FC.

Y es que después de los 38 positivos que registró en sus inferiores, los miembros del equipo andaban muy preocupados por la posibilidad de que la ola de contagios se mantuviera y por ello tuvieran que posponer un duelo más de los 2 que de por sí ya sumaban por esta situación.

Pues bueno, varios se tranquilizaron después de ver que solamente habían tenido un positivo en los más recientes exámenes PCR, lo que les abrió la posibilidad de volver a la actividad, visitando al América para cumplir con los encuentros de la Jornada 8.

Aunque no es de aplaudirse que un futbolista padezca de Covid-19, fue un alivio para el equipo contar con la mayoría de sus jugadores otra vez, pues hay que recordar que 18 futbolistas de la Sub 20 y 16 de la Sub 17 resultaron positivos, por lo que les fue imposible presentarse a los duelos contra Pachuca y Tigres.

Pues bueno, he de confesarles que los miembros de la institución estaban muuuuy nerviosos por este tema, ya que, aunque aseguran que los jugadores han aprendido su lección, no confían tanto en los mazatlecos, que se han tomado a la ligera esta pandemia.

"Aquí a la gente le vale madres" me dijo mi Judas morado cuando le pregunté sobre la situación, y es que me contó que los contagios se dieron por personas externas al club, pero que están en contacto con los futbolistas, como cocineros y personal de limpieza, que tuvieron síntomas pero que mejor se lo callaron, no saben si por miedo a perder dinero por los días no trabajados, o de plano su empleo, o hasta por desconocimiento.

Por esa situación, en Mazatlán FC se estaban comiendo las uñas por saber los resultados de los exámenes, porque si bien están al pendiente de la salud y actividades de los futbolistas para evitar que estos sigan contagiándose, pues no pueden estar atrás de cocineros, lavaplatos o hasta taxistas que son un foco de infección para los futbolistas.

Así que de plano mejor les pidieron sinceridad a los trabajadores para que la situación no se vuelva a salirse de las manos y se haga una cadenita que después tengamos que lamentar en todo el futbol mexicano.