-->

Columna San Cadilla Reforma | 02-09-2020



EL CLIENTAZO DEL AME

Hay momentos en la vida en los que uno queda marcado y hoy puede ser uno de esos para Francisco Palencia.

A nada de convertirse en el nuevo "Rafita Puente Junior", mi estimado "Gatillero", más célebre por sus leggins negros y sus uñas pintadas de negro, cada vez deja más claro que esas ínfulas de prepararse en Barcelona y haber abierto folletos de ciertos institutos que viven del nombre de alguna leyenda no te garantizan el éxito como entrenador.

Para tener un panorama muy entendible de los paupérrimos números que tiene Palencia como entrenador en 83 juegos dirigidos en la Liga BBVA MX solo tienes que cambiarle a la página 9 y ver que el hoy entrenador del Morelia Morado gana 3 de cada 10 juegos que dirige. Horror.

Pero más allá de los crueles números, una de las cosas que el aficionado espera de aquellos que fueron jugadores de personalidad y ahora son entrenadores es que de menos muestren eso y, tristemente, a la hora de la verdad, Palencia dista de ser aquel guerrero que se la rompía con el Cruz Azul allá donde lo pusieran a jugar.

El termómetro de hoy es el más claro de todos: el América.

Si de por sí a los aficionados de Pumas nomás les quedaron funestos recuerdos del paso de Palencia por CU, bueno, ahí empezó la lamentabilísima historia del "Gatillero" ante el equipo ante el cual no debería permitirse perder y con el cual ha perdido TODOS los partidos que ha dirigido.

Las miserias de Palencia ante el Ame empezaron en el Apertura 2016 con derrota 2-1 en el Azteca, luego vino un durísimo mazazo cuando el Ame lo derrotó en el Olímpico Universitario 3-2 en el Clausura 2017 y unos meses después, en el Apertura de ese año, las Águilas se lo volvieron a despachar 2-1 en Santa Úrsula. Ahí acabó su pesadilla como entrenador de Pumas.

Siiin embargo, la clientela de Palencia ante el América solo empeoró, pues en su (inexplicablemente aplaudido) paso por Lobos BUAP perdió dos veces con las Águilas y ni siquiera les anotó: 2-0 en el Apertura 2018 y 3-0 en el Clausura 2019.

Triste balance de 5 partidos, 5 derrotas, 4 goles a favor y 12 en contra.

Palencia tiene a favor que el futbol mexicano, como la política de este País, carece de memoria, y un triunfo hoy -que no debemos descartar porque esta Liga post cuarentena está bieeen loca-, puede ser el equivalente a un borrón y cuenta nueva, sobre todo porque el Ame viene dando tumbos. Siiin embargo, una sexta derrota pondrá a Paco en el otro extremo, muy cerca de la guillotina en Mazatlán y casi casi en el mismo barco de esos graaandes entrenadores -no mencionaré a Puente y Leaño (aunque ya lo hice)-, que prometieron revolucionar el futbol mexicano y que hoy, casualmente, están lejos de los banquillos (gracias al creador).

Palencia me cae muy bien y de corazón espero que hoy cambie sus historia.

LA ÚLTIMA 'COCA' DEL DESIERTO

 
Literalmente, para Mazatlán, el nuevo proyecto del visor Ángel González fue "la última Coca del desierto". Y es que el hombre que sigue, sigue y siiiiiigue viviendo de ser el guapo que descubrió a Cuauhtémoc Blanco le cayó como anillo al dedo a los púrpuras, que necesitan de gente nueva para sus diferentes categorías, pero que por el momento no habían siquiera comenzado a buscar.

Me cueeeentan mis judas morados que después de salir del América, La "Coca" inició una buena relación con el entonces director deportivo de Monarcas Morelia, Mauricio Lanz, pues el visor llegó por ahí del primer trimestre del año a trabajar con los equipos de TV Azteca: Puebla y los rojiamarillos.

Bueno, pues a pesar de la mudanza, González continuó ligado a la institución y poco a poco fue creando un proyecto para hacer algo así como su centro de formación en la Ciudad de México, algo que hoy se ha convertido en la mejor opción para la institución, que por la suspensión de las actividades recreativas a partir del inicio de la cuarentena en México, no ha podido arrancar con sus visorías para echarle ojo a los talentos de Sinaloa y el Norte del País.

Como el Covid-19 no ha sido controlado en Mazatlán y la gente tiene menos cuidado que en otras partes del País, me dicen que el área de las Fuerzas Básicas del club no le ha intentado jugar al macho y se niega a comenzar con visorías, por lo que tuvieron que darle apoyo al proyecto de La "Coca", que desde ya está recibiendo a jóvenes (sí, a pesar de que aún no tenemos visto bueno de las autoridades para la realización de tooodas las actividades) para comenzar a reforzar a las inferiores del equipo que se vieron mermadas por la mudanza y que no han aprovechado el talento local, como tenían pensado.

EXTRAÑAN LA NORMALIDAD
 
Tan de buen ánimo andan en Cruz Azul que ayer se organizaron una pequeña reunión en La Noria tras el entrenamiento, de esas que acostumbraban antes de la pandemia.

Pero fue un rato sentados, con música, ahí donde solían armar un asado mensualmente y que hubieran hecho felizmente ahora que La Máquina es líder del Guardianes 2020.

Pero esta vez solo estuvieron algunos jugadores, sin comida de por medio, solo tratando de romper con la rutina de ir a entrenar y de retache a casa debido a la pandemia.

Y es que me contó mi Judas de La Noria que los jugadores comienzan a desesperarse por la situación; por más que tratan de ser disciplinados y de no exponerse, tanto por ellos como por su familia.

Y algunos pues de plano ya han bajado la guardia como Adrián Aldrete quien el fin de semana andaba en una plaza comercial de Periférico Sur con su hija en carreola, pero el lateral de plano hasta se quitó el cubrebocas.

Habrá que ver cuánto tiempo más aguantan los celestes, aunque les cuento que luego del escándalo de Pablo Ceppelini, más de uno prefirió volver a cuidarse.