-->

Columna San Cadilla Norte | 16-09-2020



AKÉ BUENO

La directiva de Rayados tuvo su revancha, después del intento fallido porque le quitaran la roja a Vincent Janssen, ayer sí lograron que les perdonaran a Aké Loba.

Y pues tenían razón, más allá de que el marfileño fue imprudente al entrar barrido con los dos tacos por delante, no era para que lo expulsaran.

Y aunque Leo Ramos, delantero de Pachuca, quiso echarle limón a la herida mostrando los raspones tras el encontronazo con Loba, la verdad es que se vio bien quien sabe cómo, porque tampoco era una gran herida, seguramente el rayado estaba igual o peor, después de la entrada viril de ambos.

Como que de repente se olvida que el futbol es deporte de contacto y hay que aguantar vara.

El que no se salvó de que lo castigaran fue el culpable de la roja injusta, el árbitro Luis Enrique Santander, pues casualmente no aparece en las designaciones de los silbantes para la Jornada 11.

"Seguramente lo cepillaron, Sanca", me respondió mi Judas con Pito cuando lo consulté.

Santander tenía pitando consecutivamente desde la Jornada 7, sólo no había estado en las Fechas 2, 3 y 5.

Ya la venía regando gacho y la presión mediática no perdona.

"Criterio tan pobre", dijo Felipe Ramos Rizo.

"Pésimo", fue el calificativo de Fernando Schwartz.

"Arruinó el partido", comentó Rubén Rodríguez.

Le tupieron duro a nivel nacional en el periodismo y pues mejor sacarlo de circulación. Nadie lo iba a querer en sus partidos en este fin de semana.

Y ya es la segunda vez que congelan a Santander en el Guardianes 2020.

En la Jornada 4, en el Atlas-Toluca, falló al no marcar como penal una patada del rojinegro Lorenzo Reyes al choricero Alexis Canelo, y eso que revisó en el VAR.

Era penalote y no lo vio, como aquel que no olvidan en San Nicolás.

'DÉJAME ABRIR'

 
Enrique Bonilla Barrutia va a tener que ponerse las pilas en los próximos días porque va a iniciar el intercambio de ideas con las autoridades sanitarias del País, entiéndase con el Doctor Hugo López-Gatell Ramírez, buscando que les den luz verde para la reapertura de los estadios.

¿Nos podemos ilusionar?

Bueno... Vamos por partes...

Debemos recordar primero que nada que en plena cuarentena, hace unos meses, se había llegado al acuerdo de permitir que volviera la afición a las tribunas en cuanto hubiera semáforo verde (y tan optimistas eran mis amigos de la Liga, que armaron su calendario pensando que el próximo fin de semana era el bueno para reabrir los estadios), pero como va la cosa, pues no hay una fecha exacta para reabrir las tribunas y el futbol no para, las jornadas siguen semana a semana.

Por ello, el presidente de la Liga BBVA MX tendrá este acercamiento con las autoridades, buscando abrir las gradas al menos para meter un 30 por ciento del aforo de los estadios para la recta final del torneo, es decir, 2 o 3 jornadas antes de que acabe la Fase Regular, esperando que pueda ser un ensayo para la Liguilla.

Todo suena con madre, pero aquí viene lo malo.

Desde el punto de vista de las autoridades sanitarias, esto se ve complicado, pues los especialistas apuntan a un rebrote de contagios de Covid-19 para los meses de noviembre y diciembre, y es lo que más temor les da, comenzar a abrir este tipo de espectáculos masivos y que el virus pueda propagarse de manera más rápida.

El equipo de López-Gatell y el gobierno de la Ciudad de México han buscado ser más abiertos, pues luego de permitir la reapertura de los cines y los teatros, se van a tener que flexibilizar con otros rubros.

La decisión mucho va a depender de que bajen los positivos en la Liga, y eso es algo en lo que Bonilla Barrutia va a tener que presionar a las directivas para pedir que los jugadores le paren a sus desmadritos y respeten al máximo las reglas.

Por el momento sólo se contemplaría la reapertura para la Liga varonil, porque no sólo se trata de implementar medidas sanitarias muy fuertes en los estadios, hay que tener en cuenta que también se despliega seguridad dentro y fuera de los estadios y se debe garantizar que los uniformados no vayan a contagiarse.

Dicho lo anterior, podemos esperar una lucha intensa en los próximos días, un buen estira y afloja.

Algo sí les puedo adelantar: si no hay humo blanco en las próximas semanas, mis compas de la Liga van a tirar la toalla en lo que al 2020 respecta y será hasta el año entrante cuando se vuelva a analizar la posibilidad de jugar con gente.

LA TIENE DUGHA

 
Para el partido ante Gallos, en Tigres hay un buen dilema por el tema de los extranjeros que serán sacrificados y por consecuencia quedarán fuera de la convocatoria.

En los últimos partidos, el problema para el señor Ricardo Ferretti
de Oliveira había sido menor, porque Nahuel Guzmán estuvo contagiado de Covid-19 y el otro sacrificado en su mayoría fue Nicolás López.

Pero ahora que Nahuel ya está listo y que los suspendidos de los últimos juegos, Rafael Carioca y Guido Pizarro, ya cumplieron, y que sobre todo el "Diente" ya se puso a jugar. ¿A quién enviará "Tuca" a la tribuna?

Hablé con mi Judas Felino sobre el caso y me dijo: "Está cabrón, resulta que ahora todos los extranjeros se sienten titulares, como ya le dio chance a todos, cada quien se ve en los entrenamientos que ir a la tribuna es pegarles en el orgullo".

Ahora contra Gallos, no hay extranjero que pueda ser sacrificado por lesión y tampoco es tan fácil enviarlos a la tribuna por decisión técnica, pues los que estaban destinado para allá como el "Diente" ya hasta metió gol.

Un sacrificado cantado es Jordan Sierra y el otro saldría de entre "El Diente" y Luis y Julián. Los Quiñones son los que más "méritos" han hecho para quedarse fuera o al menos ir a la "bancomer", pero también está que deben andar orgullosos por mostrarse en la cancha luego de sus desfiguros fuera de ella.

Ya ven que a Carlos Salcedo el castigo lo hizo mejorar.

PD. La tienes dugha, Rhicaghdo.

DESCUBRIMIENTOS
 
Científicos internacionales revelaron el lunes pasado estudios que señalan que hay indicios de vida en las nubes de Venus, lo cual marcaría un hito en la historia de la humanidad.

O sea, primero van a encontrar vida en otro planeta que el segundo título del Atlas.

Hechos, no opiniones. Que no se enoje la Tía Dulce.