-->

Columna San Cadilla Norte | 10-09-2020



NO LES GUSTÓ ...PERO NADITA

Si el tuit del señorito César Jasib Montes Castro fue sarcástico, lo que me dijo el Judas Pandi fue directo.

Ayer a las 10:20 de la mañana "El Cachorro" escribió: "Es momento de hacer autocrítica y mirar hacia delante...".

Cada quien interprete lo que quiera, pero "autocrítica" no hubo una noche antes en la rueda de prensa del señor Antonio Ricardo Mohamed Matijevich; le tupió duro y directo a sus jugadores.

Y cuando la pregunta de CANCHA le daba oportunidad de rectificar y admitir que también él se ha equivocado, arremetió a sus pupilos recalcando que no estaban a su nivel, que ya había probado a todos y unos nomás no daban lo que de ellos esperaba.

Seguramente es una medida del "Turco" para apretar a sus jugadores y que reaccionen. Ése debe ser el efecto que busca.

Pero por lo pronto, me contó ayer mi Judas Pandi, las palabras de Mohamed causaron mucha molestia en algunos jugadores (no todos, claro) en el campamento Rayado.

"Se la van a cobrar, se la van a regresar, hay algunos que sí se molestaron bastante"... ¡booofos!, diría Humberto Roque en el grupo de WhatsApp.

SE CONFIRMÓ
 
Sí, a Tigres le hacía falta el señor Nahuel Ignacio Guzmán Palomeque. Ayer vimos cómo salvó varias de gol, algo que, con todo respeto, no hubiera sucedido con los arqueros suplentes.

Ahora sale la frase: "Si Nahuel hubiera estado en esos 4 partidos, otra cosa estuviéramos viviendo", dirán muchos felinos. Tal vez sí.

Lo que sí es que ayer se vio mejor Tigres que sus anteriores juegos. Las estadísticas no engañan. Tuvieron 19 tiros a gol, por 9 de León. De esos 19 de Tigres, 10 fueron al marco, por 6 del León.

¿Y en posesión?, 57 del León, por 43 de Tigres. Ya no le importa tanto, tal vez, y se notó en las llegadas y tiros. El doble de Tigres que de los Panzas Verdes... y fue en casa del entonces sublíder.

¿Que Nahuel salvó de una derrota?, claaaro, Nahuel salvó de oootra vez perder, pero Cota también.

La buena noticia: El Tigres de ayer se vio mejor y se ve esperanzador de un cambio de futbol.

La mala noticia: Que el que se haya visto bien NADA quiere decir que ahora se verán así de aquí en adelante. En nuestro futbol un día puedes jugar muy bien y luego dar pena al siguiente juego.

Así es que sólo hay que decir que el Tigres de ayer sí gustó, pero no sé si el del sábado vaya a gustar.

Perdón, felinos, pero sus Tigres no son garantía de que los volveremos a ver jugar como ayer.

PD: Jugaron bien, pero no muy bien. También ubíquense.

PAGAR PARA JUGAR
 

Hay historias grotescas y la que les voy a contar...

La Liga BBVA MX y la Federación Mexicana de Futbol metieron mano para frenar una serie de anomalías en el Ascenso MX, pero otras divisiones están olvidadas hasta por Dios.

Descendamos al inframundo del futbol mexicano en un viaje sin escalas hasta la Tercera División, donde la idea -se supooone- es darle fogueo a los jóvenes de 15, 16 y 17 años, así como a otros prospectos que puedan tener una carrera ascendente. Es más, si me preguntan, muchos de los que hoy juegan en el Máximo Circuito han pasado por esta división.

Resulta que hay dos clubes aquí en Monterrey que van a participar en la campaña que arranca el 25 de septiembre, que están llenos de anomalías: el "Real San Cosme" y el "CD Querétaro".

Por principio de cuentas, le cobran a los jóvenes futbolistas por jugar, cuando debería ser lo contrario, por lo menos apoyarlos a pagar sus pasajes (ya no hablemos de un sueldo que los deje dedicarse de tiempo completo a ser futbolistas).

Como si se tratara de una "escuela de futbol" de esas que cobran carísimo y te prometen mandarte a un campamento a Europa, a estos muchachos les piden 22 mil pesos por torneo para ser registrados en Tercera... ¡háganme el favor!

De entrada les solicitan 6 mil 500 pesos al firmar el contrato, 3 mil 500 del 1 al 15 de septiembre, 2 mil 500, 2 mil y mil en las siguientes quincenas de octubre a marzo para completar los 22 mil pesitos.

Y todo ello porque argumentan que por participar, en gastos de operación se gastan 42 mil pesos por jugador, y como el club absorbe la mitad, pues necesita del "apoyo" de los padres para que el equipo pueda salir adelante.

¿Qué tal?

Para que se den una idea, el año pasado registraron entre 35 y 40 jugadores de a 22 mil pesos, cada uno, eche usted cuentas.

Pero eso no es todo, sigue leyendo para que te me indignes un poquito más...

SE RENTA EQUIPO...

Este año el señor Alejandro Rivera rentó las dos franquicias que van a jugar en Monterrey, es decir la de San Cosme y Querétaro, por lo cual ya pidió el dinero para echar a andar ambas plantillas que ya están registradas ante la Tercera División Profesional... ¡negocio redondo!

Pero todavía hay más.

El equipo que se denomina CD Querétaro se presenta en su página de Facebook como "Regios Azul" y "Oro Oficial", los integrantes del plantel visten la playera de Pumas, cuando firman los contratos aparecen vestidos con una prenda tipo polo en azul marino, cuello blanco y el logo de los auriazules en la parte izquierda.

Presumen que son un Centro de Formación y Alto Rendimiento de los Pumas, pero más de uno se pregunta ¿estará enterado el cuadro universitario de todo esto?

Además, encima de todo lo que tienen que desembolsar para estar en estos clubes, los chavos están obligados a entregar su prueba de Covid-19, pagada por cada uno de ellos, previo al arranque del torneo.

Estos "Gallos Regios" también se dan el lujo de ofrecer la venta de Centros de Formación de Alto Rendimiento para que formes parte de su "imperio".

Así la cosas en la Tercera, y dicen las malas lenguas que esta situación no es privativa de los equipos que les estoy platicando, sino que se presenta en muchos más.

Qué pena que existan otros equipos donde viven en el polo opuesto de la realidad, en el que tienen que pedir hasta prestado para ayudar a subsistir a sus chavos, a quienes tratan de arrancar de los vicios y la delincuencia, como es el caso del Ángeles Ciudad de México.

Ahí se las dejo, aguas papás regios, porque hay muchos que le meten lana en serio a la carrera futbolística de sus hijos.