-->

Columna San Cadilla Norte | 06-09-2020



Messi y Suazo

El mundo se estremeció con el culebrón de Messi y el Barcelona, como dicen los españoles. El tema tomó tintes de divorcio entre el mejor jugador en la historia del club y todo lo relacionado con la institución culé.

Como si fueran hijos de Messi y el club, directivos, cuerpo técnico, compañeros y millones de aficionados sufrieron por días por la que parecía la inminente separación de Lio y el Barsa.

Fueron 10 días, pero para todos los involucrados quizá transcurrieron como semanas o meses.

Desde el día del burofax, pasando por las filtraciones a los medios, un comunicado de LaLiga tomando partido a favor del club, la respuesta de Jorge Messi, padre de Lio, hasta la entrevista que dio el propio Messi en chanclas, hubo de todo.

Finalmente, Messi aplicó la de "más vale un mal arreglo que un buen pleito" y permanecerá en el Barcelona, por lo menos, hasta junio del próximo año.

La novela me hizo recordar las que armaba otro genio (guardando ooobviamente las proporciones) aquí en la Ciudad: Humberto Suazo. Y les diré cuáles son esas proporciones a las que me refiero.

Suazo fue al Monterrey lo que Messi al Barcelona. Esa figura que les hizo ganar títulos. Si con Messi se duplicaron los títulos del club catalán, es gracias al "Chupete" que el escudo de Rayados tiene 5 de las 9 estrellas que presumen. ¿O no?

Nooo estoy comparando a los jugadores, nooo estoy comparando a los clubes. Sóóólo pondero lo que Suazo y Messi representan para cada una de estas dos instituciones y fuera de esto no tienen ningún punto de comparación. ¿Estamos?

Bueeeno, les decía que me acordé de las novelas del chileno, de una en particular, la que casi, casi termina con la salida de Suazo aún antes de que Pandi ganara las últimas dos "Concachampions".

'La relación no da para más'

 
Fue un burofax lo que hizo que el desencuentro entre Messi y el Barcelona tomara tintes de guerra. En el caso de Suazo fue la estrenduosa frase en la que aseguró que entre la directiva de Rayados y él "la relación no da para más".

Todo empezó en diciembre del 2011, cuando el Monterrey volvió de Japón después de jugar su primer Mundial de Clubes. Mal pusieron un pie en la Ciudad, Humberto Suazo declaró que tenía una oferta de Boca.

El "Chupete" quería estar cerca de su mamá, que estaba delicada de salud, y pues jugar en Sudamérica era una mejor opción para ello que estar en México.

El problema surgió cuando el entonces presidente Jorge Urdiales y el vicepresidente Luis Miguel Salvador escucharon las intenciones de Boca. Para variar el ofrecimiento era irrisorio. Ofrecían comprar la mitad del pase o llevárselo a préstamo.

Pasó una semana, tooodo el plantel tenía que reportar para la pretemporada hacia el Clausura 2012 y Suazo no se presentó. Eso sí, a diferencia de lo que hizo Messi, que sí le avisó al club, el chileno simplemente pegó el faltazo.

Suazo reportó una semana después. Lo castigaron con una multa equivalente a 7 días de su salario y lo mandaron a entrenar 15 días con la Sub 20.

Un día saliendo de El Cerrito, Suazo detuvo la marcha de su coche deportivo y lanzó la frase que parecía terminar con la historia del "Chupete" en el club con el que había ganado dos títulos de Liga, uno de "Conca" y uno de goleo, hasta entonces.

No pagan

 
Cuando estaba por cumplir 15 días separado del primer equipo, Suazo y la directiva se reunieron para saber si el crack había desistido de su idea de irse. La respuesta fue "me quiero ir" y el club lo mantuvo oootros 15 días con los juveniles.

En ese tiempo sólo podían pasar dos cosas: que llegara una oferta para comprar la totalidad del pase del chileno o que se quedara a cumplir el contrato que estaba vigente hasta el 2013.

En ese lapso, lo más que llegó a ofrecer Boca fue pagar el 50 por ciento del jugador a dos años. Una mentada de m...

Entonces, el repre de Suazo, Fernando Felicevich, empezó a hacer ruido filtrando que lo quería el Flamengo de Brasil y no sé cuántos clubes más, ooobvio, de Sudamérica. Algo así como que a Messi lo buscaron el City, PSG, Inter y demás.

Al margen de todo, los aficionados del Colo Colo empezaron a hacer un "Suazotón" para reunir dinero y comprar al "Chupete". ¿Les suena?

Es lo mismo que intentaron hacer los seguidores del Stuttgart de Alemania mediante un "crowdfunding" para juntar los 700 millones de euros de la cláusula de rescisión que exigía el Barcelona.

La postura de los clubes en ambos casos fue similar diciendo "de aquí no te mueves hasta que paguen lo que pedimos".
 
Se quedan

 
A Messi le tomó 10 días reconocer que no había forma unilateral de deshacer el contrato como lo había advertido en un principio. Bueeeno, a Suazo le tomó casi un mes.

El chileno se pasó 27 días entrenando con la Sub 20 del Monterrey en El Cerrito hasta que, por fin, el 31 de enero del 2012 se presentó con el primer equipo.

Un día antes, contra todo pronóstico, Suazo se comunicó con los directivos y les avisó que desistía de salir.

De aquella tajante declaración de "la relación con la directiva ya no da para más", pasó a "quiero pedir disculpas a la gente que pasó malos momentos y ya en conjunto con mi familia creo que tomamos la mejor decisión de estar aquí".

Fue como ir del burofax al "jamás iría a juicio contra el club de mi vida".

Como Suazo se quedó en el Monterrey, Messi seguirá en el Barcelona.

Aquel Clausura 2012 fue muy bueno para Pandi; ganaron la Conca y fueron subcampeones de Liga. Y un año después, el "Chupete" firmó un nuevo contrato por 3 años más hasta el 2016.

Aunque se fue en diciembre del 2014, Suazo alcanzó a ganar otro título de "Conca". Así terminó aquella novela.

¿Qué vendrá para Messi y el Barcelona? No estoy seguro, pero el culebrón no ha terminado.