-->

Columna San Cadilla Mural | 01-09-2020



LO QUE LOS TACOS SE LLEVARON

En 2016, cuando Matías Almeyda brillaba junto con su Rebaño, muchos jugadores buscaban llenarle el ojo para ser considerados para su equipo titular.

El argentino -último DT que hizo campeón al equipo- logró explotar al máximo a muchos jugadores y a otros los tenía en la mira para que fueran ese factor de presión para sus estelares. Quizá uno de ellos fue Luis Márquez, quien en ese año había brillado con la Selección Sub 21 en el CFU U-22 Tournament, disputado en China y pertenecía a la Segunda División.

El asunto con ese jugador con gran talento es que le entraba con ganas a la vitamina T: tacos, tortas y tamales.

Almeyda no dudó incluso en declarar: "tiene que dejar de comer taquitos". Pero el problema es que no dejó de hacerlo, tan así que su carrera no despegó y no ha debutado en Primera División.

El domingo pasado Márquez pisó el Estadio Jalisco, pues se enfrentó a los Leones Negros con su actual conjunto, Mineros de Zacatecas, y vaya que se le nota a leguas su exceso de peso.

Y los datos no mienten, en su ficha actual registrada en la Liga de Expansión, Márquez mide 1.70 metros de estatura y pesa ¡83 kilogramos! al menos 10 extras para un peso óptimo por su estatura.

En los 25 minutos que estuvo en el terreno de juego se notó la diferencia cuando asistió a sus compañeros para buscar remates a gol. El talento ahí está.

Pero es una pena que jugadores como él no entiendan que el futbol no es sólo de habilidades, y que se requiere de mucha diciplina para, al menos, debutar en Primera División, y ejemplos sobran.

Como nunca le puso freno a su apetito voraz, Márquez no debutó en el Rebaño y ha deambulado en equipos como Coras de Tepic, Zacatepec, Lobos BUAP -en donde solo jugó en Copa MX-, lugo pasó al Tampico Madero y ahora es suplente en Mineros.

Fue curiosa y hasta tierna la respuesta que dio el técnico Omar Moreno al preguntarle por Márquez, ya que dijo que aparte de ser un jugador de gran talento, lo querían mucho con sus virtudes y defectos. Lástima por Luis, porque ya tiene 25 años y se ve más cercano un adiós temprano que un debut en Primera División.

LA NUEVA DIVA

 
Cuando Antonio Naelson "Sinha" creía que todos sus males de vestidor se habían solucionado porque por fin se había librado de Alfredo Talavera y Felipe Pardo, pues que le llega la grilla de nuevo.

Pues resulta que el refuerzo ecuatoriano del Toluca, Joao Plata, apenas llegó y ya está dando dolores de cabeza a la directiva choricera.

Oficialmente el ecuatoriano anda medio bajo de juego por una lesión muscular, pero yo me sé la otra versión, la que dice que Joao no está mostrando muy buena actitud durante los entrenamientos, tan así que ya le han notado actitudes de diva, ¡y va llegando!

Este tema tiene un poco nervioso a Shina, porque si algo prometió es no darle cabida a jugadores sin compromiso, pero parece que Plata le salió como otro más del montón.

Y para agregarle una raya más al tigre, ya me habían contado que a Joao le gusta bastante la fiesta y la bebida, un punto a tomar en cuenta porque el angelito sabe muy bien que en la Liga MX no le tendrán vigilado las 24 horas del día, como sí pasaba en la MLS, donde sí se portaba bien.

Así que, a batallarle de nuevo.

MAL Y DE MALAS

 
Y por si algo le pudiera faltar al Atlas, un amante de lo ajeno hizo de las suyas ayer mientras el equipo estaba en su hotel de concentración, en León.

Y aunque pudieran pensar que pocos quisiera en este momento ser parte de los Rojinegros, pues el atrevido ladrón se hizo pasar como integrante del equipo para lograr que le dieran la llave de una habitación. ¡Así de fácil!

Qué pena para quienes les robaron sus pertenencias, pero sobre todo porque luego de eso no pudieron regresar de la ciudad guanajuatense con un buen resultado.