Columna San Cadilla Norte | 03-05-2020



Semillero regio

Está por desaparecer el Ascenso MX, que no hace mucho tiempo se llamaba Primera División A y que aaantes era la Segunda División.

O sea, eso de reformar la denominada categoría de plata no es nuevo, pero nuestros directivos nomás no dan pie con bola. De hecho, eso de reformarla para convertirla supueeestamente en un semillero de jugadores, tampoco es innovador.

Por ejemplo, cuando crearon la ahora extinta Primera División A allá por 1994, los clubes regios tenían filiales en esa división: Saltillo Soccer, los Rayados, y Tigrillos de La U era de Tigres.

De esos equipos salieron una buena cantidad de jugadores (mexicanos y extranjeros, por cierto) que no sólo llegaron a debutar en Primera División, sino que se convirtieron en figuras del futbol mexicano y hasta en producto de exportación.

Si de desarrollo hablamos, por aquellos años ya lo buscaban, al menos, los clubes regios y también otros más.

Luego, la Primera A se fue convirtiendo oootra vez en cementerio de veteranos como ahora lo es el Ascenso MX, porque surgieron otras plataformas para formar futbolistas como los torneos Sub 17 y Sub 20.

Peeero no me distraigo más, el caso es que hace unos 25 años, más o menos, teníamos dos equipos más en la Primera A que, al mismo tiempo que forjaban jugadores competitivos, peleaban Liguillas, alcanzaron Finales y ganaban títulos.

Y saben qué es lo más irónico de todo, que ambas filiales eran equipos que originalmente estaban en Tercera División.

O sea, fueron equipos que se ganaron deportivamente su derecho a ascender. Eso es algo que no sucederá en los próximo seis años, porque nuestros directivos eliminaron el ascenso y descenso.

Saltillo Soccer

En 1995, los Rayaditos de Tercera División se coronaron campeones y fueron aceptados en la Primera División A junto al Tampico-Madero que se unió como una franquicia de expansión para completar el cupo de 16 equipos.

Ese equipo de Saltillo fue dirigido un tiempo por Everardo Rodríguez Plata, luego estuvo Juan de Dios Castillo (QEPD), más tarde entró José Treviño y también Ricardo Escamilla los dirigió.

A lo largo de seis años, los también llamados Coyotes jugaron en Saltillo como filial de los Rayados.

En ese periodo una buena cantidad de jugadores subieron al primer equipo. Ya sé que me van a decir que eran tiempos difíciles de los Rayados y que lo hacían para no gastar tanto y lo que quieran.

Sí, pero con el tiempo varios de esos que eran prospectos en el Saltillo también formaron planteles finalistas y hasta campeones de Primera División del Monterrey.

En ese Saltillo jugó Antonio De Nigris, quien llegó al primer equipo, jugó en la Selección Mexicana, fue a Europa y le dio la vuelta al mundo. De ahí lo sacó Benito Floro.

Otro elemento ilustre es Antonio Naelson "Sinha", quien después de jugar en el primer equipo entre 1998 y 1999, tuvo que ser vendido al Toluca donde se convirtió en un histórico. Ni se diga Ramón Morales que fue mundialista con la Selección.

Julio García, Érick Hernández, Ricardo "Pepito" Martínez, Sergio "Alvin" Pérez, Omar "Van Basten" Gómez y Omar "El Gato" Ortiz también pasaron por ese último filtro antes de llegar a Primera División.

Carlos Augusto Gómez "Gutto", que jugó en Santos, primero jugó en el Saltillo, así como Jair García, Óscar Dautt, Óscar Mascorro y Luis Maldonado.

Por esos años se terminaron de formar los hermanos Chabrand, Antonio, Raúl y Memo; Israel Lugo y César Adame, quien fue parte del equipo campeón del Torneo Clausura 2003, al igual que Juan de Dios Ibarra.

Había espacio para probar jóvenes promesas extranjeras y llegó Carlos Alberto Amaral, hijo de Joao Jostino Amaral, mundialista con Brasil en el Mundial de Argentina 78. Se le recuerda por su participación en la Copa Libertadores 1999.

Otros de refuerzos que llegaron a ese equipo en algún momento fue el peruano Manuel Dávila.

La idea era desarrollar jugadores, pero con el tiempo fueron competitivos con ayuda de algunos extranjeros.

Le dieron pelea a los Tigres en Cuartos de Final del Torneo Invierno 96 y avanzaron a la Liguilla en los siguientes tres torneos. Finalmente, la filial del Monterrey fue llevada Ciudad Juárez y se convirtió en Cobras en el 2001.

Ahí se formaron Jonathan Orozco, Severo Meza, Jesús Zavala y muchos más, peeero esa es otra historia, aunque también tiene que ver con desarrollo de futbolistas, por cierto.

Tigrillos de La U

Esta es una auténtica historia de superación. En muy poco tiempo, los Tigrillos subieron de Tercera División a Segunda, llegaron a la Primera A en donde también fueron campeones y cerca estuvieron de ascender a Primera.

Imagínense, una historia imposible en los próximos años, ya que no habrá ascenso ni descenso.

En la temporada 93-94, con Juan Manuel Olague como entrenador, los Tigrillos le ganaron la Final al Coacalco para lograr el ascenso a la Segunda División.

A la temporada siguiente, la "U" batalló para sostenerse en esa división, Olague dejó el timón y lo sustituyó Osvaldo Batocletti (QEPD). Con Bato se salvaron y en la 95-96 ¡pum! que ascienden a la Primera A.

En su primer año en la división de plata se encontraron con sus hermanos mayores, los Tigres, que habían descendido. Es así que Tigrillos competían en la misma categoría y compartían el Estadio Universitario.

Es más, en ese Torneo Verano 97, cerca estuvieron de jugar una Final entre ellos. La U alcanzó las Semifinales, pero fue eliminado por los Correcaminos que, a la postre, perdieron ante los Tigres.

Pero el proceso no terminó ahí. Al año siguiente, ya con Sergio Orduña como entrenador llegaron a la Final y se la ganaron al Zacatepec con una remontada de época. Habían perdido la ida por 3-1 y en la vuelta ganaron 3-0 en el Universitario. En la Final de Ascenso perdieron ante el Pachuca.

En el proceso de esos Tigrillos, desde que estaban en Tercera hasta la Primera A, se fueron formando jugadores como Carlos Guerrero, Javier Lozano, Israel García, Juan Guerra, Felipe Ayala, David Oliva, Fabián Peña, Martín Zúñiga, Juan Carlos Herrera, Francisco Cuéllar y Carlos Simental, entre otros.

También estuvieron Aurelio Molina, Juan Carlos Franco, Raúl Llanes Toro y Alejandro Villalobos.

Estaba ahí Danilo Tosello, que estuvo con los Tigres en el ascenso del 97 y casi hacia el 'bi' en el 98.

Aunque los Tigrillos se mudaron a Saltillo en el 2001, cuando Cemex y Femsa intercambiaron franquicias, el proceso formativo no quedó a la deriva.

Para el Torneo Verano 2002 una nueva camada de futbolistas había surgido con nombres como Aldo De Nigris, Luis Álvarez, Luis Ramírez, Juan Manuel Azuara y David Oliva.

Con Batocletti de entrenador alcanzaron oootra Final, pero la perdieron contra el Real San Luis, que ascendió ese año.

Con el tiempo, De Nigris se convirtió en uno de los goleadores históricos de los Rayados.

Son tan sólo historias del ascenso en México que simplemente dejarán de escribirse.