Columna San Cadilla Norte | 09-03-2020



EN CADA NIVEL

Lo que está sucediendo en el Club de Futbol Monterrey es algo por demás atípico.

Tanto el equipo como la institución, tanto los jugadores, el técnico Antonio Ricardo Mohamed Matijevich como gente de pantalón largo, desde el presidente Duilio César Jean Pierre Davino Rodríguez, hasta el jefe mayor, José Antonio Fernández, pasando por el señor José González Ornelas, están que no entienden lo que sucede.

¿Qué pasa ahí?...

No son el peor equipo como lo demuestra la tabla general, en donde son sotaneros.

No son los que peor juegan, como lo indica su lugar 18.

Pero tampoco fueron los mejores, como creían serlo en diciembre del 2019.

O cuando -en medio de la euforia que muchas veces nubla la realidad y la razón- ensalzaban y presumían un 8vo sitio en el ranking de la FIFA.

(Por Dios, había quien sí creía eso. Había quién se sentía 8 del mundo).

No es broma cuando se llega a la conclusión de que hay veces que los títulos hacen daño. Si no lo aterrizas y pones los pies en la tierra vienen golpes duros como éste.

¿Qué pasa ahí, entonces?...

Me di a la tarea, sí, yo Sanca, de meterme un poco a fondo en algunos niveles y estatus del Monterrey: el jugador, el cuerpo técnico y el directivo.

Un cuarto nivel es el de la afición. Pero ése merece un punto y aparte, una conclusión de esta columna.

EL JUGADOR

Por obviedad con él vi la cancha, el terreno. Esta charla fue previo al juego ante San Luis del sábado pasado. Yo pronosticaba que Rayados no iba a ganar. En CANCHA puse que empatarían. De hecho fui el único que no puso que ganaba el Monterrey.

Entonces cuando charlé con mi Judas Jugador quise darle un tinte de que seguirían sin ganar, aunque sólo Jehová Dios sabía lo que iba a suceder.

"Llega un momento en que ya la desconfianza se apodera de ti. Es como un demonio que se te mete en la cabeza y te perturba. No te deja ganar".

Cuando me dijo eso no pude evitar preguntarle: "¿Pero entonces me estás diciendo que los cero triunfos se lo acreditan a la desconfianza?".

"Sí y no. Al inicio porque no tuvimos pretemporada, después porque en verdad nunca hemos mejorado en lo futbolístico, y ahora sí de estar todos temerosos que no nos empaten o ganen al final".

Maaadre Santísima. Les repito que esta charla fue el jueves por la noche y lo que me dijo: "...y ahora sí de estar todos temerosos que no nos empaten o ganen al final", como si presintiera lo que iba a suceder el sábado.

Pero me quedo más con la segunda razón de esta pésima campaña: "No hemos mejorado en lo futbolístico".

Me contó que no hay avance, que el título en diciembre fue mucho, muuucho por mentalidad, por huevos, por arrojo, por querer ser campeón, por ese ímpetu que traían del Mundial de Clubes.

"Pero en futbolístico no creas que sentimos que hayamos avanzado".

PD: No más palabras, señor juez.

NO RENUNCIARÁ

Con el jugador charlé el jueves, insisto, pronosticando realmente que seguirían sin ganar.

Pero la mini charla con el "Judas Integrante" fue ayer, ya sabiendo que no ganaron.

Él es alguien muuuy allegado al técnico Antonio Mohamed. Es parte del núcleo de su gente, sin decir yo que es de su gente al 100 por ciento, pero sí lo suficiente como para informarme lo que necesito.

"(Antonio) está muy desesperado. Velo en su cara, en sus gestos, en cómo habla", me dijo.

Me fui directo: "¿Pasa por su mente renunciar junto con todos ustedes?", aclarando que mi Judas es alguien más que cercano a su cuerpo técnico. Casi casi él también. Dije "casi casi".

"Nooo, eso no. Si me preguntas si habrá renuncia, te digo que no. Y puedes escribirlo".

PD: No más palabras, señor juez.

LA TRIBUNA

Ya cuando me dicen: "Yo confío" y "Tengo fe", ya mejor ni le sigo. La confianza y la fe en terceros no tiene peso.

Aunque no lo crean, hay quienes -con 4 puntos- aún dicen "Tengo fe". "Si no piensas así, es que no eres Rayado de verdad".

¿O sea que por que alguien tenga fe en el equipo el destino ya trazado va a cambiar?

Todas las formas de ver el futbol son respetables, tanto la de la gente que apoya y dice: "En las buenas y en las malas", como la de muchos que no creemos que la fe cambia el resultado de un equipo ni que un buen aficionado es el que siempre apoya, aunque te entreguen mugrero.

El sábado pusieron mantas que decía algo así como que "Los que abandonan son cobardes".

¿Ahora resulta que quien no está dispuesto a apoyar un mal espectáculo y que no te satisface, tiene que seguir ahí, apoyando, pagando y perdiendo su tiempo?

Como si un equipo de futbol fuera toda nuestra vida. Hay fanaticada (sí, fanaticada) que emplea días y fines de semana en demostrar su apoyo, como si los jugadores fueran sus padres, sus hermanos, sus hijos.

Gastan dinero en apoyo y seguro estoy que si su hijo le pide pa' una paleta de limón o vainilla le dicen que no hay lana.

Hablan de una importancia que el equipo NO TIENE. Alguien en Twitter puso que Rayados es la vergüenza nacional, y lo corrigió alguien de otro Estado:

"No son vergüenza nacional. Sinceramente al resto del País nos vale v...", tuiteó @yaya_omar82.

Vivimos en una sociedad en la que si el equipo no gana hay protestas, insultos, hacen mantas y emplean días enteros en Twitter para ver cómo resolver el problema de la alineación.

Y si "El Bronco" en NL o AMLO en el País hacen... (pongan el calificativo que quieran), no protestan, no hacen huelga, no reclaman, aunque los impuestos nos estén dejando pobres, aunque la violencia aumente, aunque las vialidades estén espantosas, llenas de baches.

Ahí, callados. No pasa nada que cada vez esté más fregada la economía, el nivel de los maestros de escuela de Gobierno o muchos temas más.

Aaah, pero que no pierda el Monterrey porque "En las buenas y en las malaaas...", "Aguante La Pandillaaa... a la merga la Uuu".

Y en su tiempo la de Tigres ha estado igual. Igual.

Ésa es nuestra sociedad, sumergida en el mundo del futbol, el circo distractor de los verdaderos problemas de importancia... ¡y el Gobierno, feliz!

"En las buenas y en las malas...", "De la cuna hasta el cajóóón".

PD: "¡México lindo y querido!", cantaba Jorge Negrete.