Columna San Cadilla Norte | 06-03-2020



LA ACTUALIDAD

Mañana regresa Pandi al BBVA, ante San Luis. Anteriormente diríamos: "3 puntos a la bolsa"... ¡pero hoy ya no!

Claro, es viable que los gane, sí. Existe esa posibilidad, no digo que no, pero ya ni la misma afición Rayada puede asegurarlo.

¿Alguien metería en Caliente 10,000 pesos a que mañana gana Pandi?... yo no, la verdad.

¿Cuánta gente irá mañana al BBVA?

¿Qué va a pasar si Pandi no gana mañana?

Pero el tema que les tengo no es el de la cancha, de tres puntos, de funcionamientos o algo que se le parezca.

Síganle...

YA LE PIERDEN

¿La afición Pandi está molesta y preocupada por la eliminación en la Liga y por estar perdiendo 2-0 en la Copa contra un equipo de suplentes?... Sí.

¿El señor Antonio Ricardo Mohamed Matijevich y su cuerpo técnico están preocupados por el pésimo y espantoso paso del equipo?... Sí.

¿Los jugadores Pandis están desconcertados y ya perdieron toda confianza de clasificar?... Sí (públicamente jamás lo dirán, pero aquí se los escribo).

¿La directiva Pandi está inquieta por los cuestionamientos, por el funcionamiento del equipo, por el reporte de las compras carísimas y sin usarlos ni en la Copa?... Pues eso espero, que lo estén, porque es muy evidente que ahí pasa algo.

¿Sólo ellos están ocupados y preocupados?... No, y les cuento.

Se acercó a mí vía WhatsApp -pues la distancia es canija- uno de los que tienen el movimiento interno en el BBVA.

¿Cuál movimiento?, han de estar preguntando: el de los que tienen los puestos de comidas y bebidas.

"Sanca, me pasaron su número de celular. ¿Le puedo contar lo que pasa con la vendimia?", me escribió "Juan N". Ooobvio dije que sí. Mis oídos no nacieron para rechazar información que me quieran contar.

¿Quién era él?, uno de los que venden adentro del estadio y que están luchando por modificar el contrato.

Me dijo que ya no ven la salida. Que el contrato que firmaron al entrar en el estadio Pandi fue muy ventajoso para la empresa que maneja los locales y restaurante... pero lo firmaron.

Que en un inicio las ventas eran muy buenas, pues era la novedad. El equipo, aunque no campeón, sí iba como líder en los tiempos de Mohamed Matijevich, en el 2015, 2016 y 2017...

"Eran buenas las ganancias. Filas y filas de gente para comprarnos las hamburguesas, cocas, palomitas, hotdogs, y no se diga la cheve y el whisky...", seguía relatándome.

"Pero todo cambió a partir de diciembre del 17, en la Final contra Tigres. Fue evidente que a partir de ahí no se volvió a llenar y cada vez va menos gente, y eso hace que vendamos mucho menos. Ya no sale, ya no es negocio. El estadio está medio vacío".

BUSCAN CAMBIOS...

Me dijo que están sentándose para negociar, o al menos eso están pidiendo.

"En el contrato dice que estamos obligados a abrir todos los partidos de Liga. Todos, y si no, hay una penalización para los que vendemos y no abrimos. Sanca, abrir ya no es negocio. A mí se me está vendiendo ya un 50 por ciento de lo de antes. Ya no va la gente".

Lo que están buscando muchos que tienen negocio ahí es llegar a un acuerdo para cerrar locales aún en juegos de Liga.

Si alguno de ustedes ve cerrados algunos en la Liga, o es porque no hay nadie rentando ese local o porque prefirió pagar la multa a perderle.

"Yo hasta he salido tablas. O sea, compro mercancía, la trabajo, la vendo, pago sueldos y yo me quedo sin nada. Trabajo gratis".

Ésa es la realidad de lo que sucede entre los que venden comida y refrescos. No sé en qué status está el restaurante Azul. Yo hablo de los locales.

Si creían que sólo a ustedes aficionados, DT, jugadores y directivos les preocupaba el paso del equipo, pues no. Hay quien hasta pierde lana jalando en el estadio.

Para nadie es un secreto: el BBVA ya no se llena, ni cerquita siquiera.

Y ahora viene el San Luis. Maaadre mía, pobre de los que venden perros calientes, hamburguesas papas, refrescos y el delicioso alcohol. Alguno mejor cerrará.

¡Dónde quedó aquel equipo que tenía la enjundia de un estadio nuevo!

PD: Lo que el viento se llevó.

EL RIVAL PANDI EN UNA SEMANA

Aunque han ganado los dos últimos juegos y es casi un hecho de que gane mañana al Atlas, en Chivas hay preocupación por ciertos refuerzos.

Claro que me eché una buena charla con mi Judas Meee, el que me informa de tiempo en tiempo lo que pasa en el Rebaño Sagrado.

Como la próxima semana juegan ante La Pandilla del Cerro de La Silla, quise hablarle con tiempo a mi Judas para ver qué le contaba a la raza regia, la de Guadalupe.

Me dijo que ya se dieron cuenta, con apenas 8 juegos que va del torneo, que es muy viable que la hayan regado en la compra de algunos de los refuerzos.

Todo México, todo, hablaba de las Súper Chivas con tanto dinero gastado, con jugadores que el torneo pasado tuvieron nombre y jugaron bien.

Pero me enfatizó un caso: Cristian "El Chicote" Calderón...

"No te quiero decir que fue una equivocación fijarnos en él, no, porque todos vimos lo que hizo allá (en Necaxa). Es un buen jugador, anota goles y le gusta ir, pero como lateral no es mejor que varios que hay acá. No lo es.

"Además, te cuento que en su vida privada como que no es el más ordenado ni disciplinado. Estar en Chivas, en la ciudad (Guadalajara), con más dinero, no es lo mismo que jugar en Necaxa cuando aún no tenías nombre. En lo futbolístico se puede trabajar en ello, pero habrá que poner más lupa en lo personal".

Me cuenta que como atacante hay opción que meta sus goles, pero como defensa lateral deja mucho qué desear.

"Y el que de plano costó un chingo (asííí lo diiijo), pero no se ve que vaya a desquitar ni por mucho es Uriel (Antuna). Tena no es un tonto y por eso ha recurrido a los del torneo pasado. Se le critica, pero pues no hay borracho que coma lumbre (sic.)", me contó mi Judas Meee...

Me contó, antes de que se me pase, que hace poco se enteró que cuando Necaxa supo que Chivas lo quería, rápido le subió el precio, le pusieron moño y "rentaron" un Flecha Roja PLUS para mandárselo de Aguascalientes a Guadalajara, antes de que se arrepintieran.

Sí, han ganado dos seguidos, mañana ganarán al Atlas, pero internamente "El Flaco" sabe quiénes darán y quiénes -tal vez- fueron compras muuuy caras que no desquitarán.