Columna San Cadilla Norte | 09-02-2020



El heredero de 'Filiful'

Con el número 202, Raymundo Fulgencio...

Cuando se escuchó el nombre del novato de los Tigres en el Estadio Universitario me vino a la mente aquella época en la que su padre, Filiberto Fulgencio, tiraba rostro en las canchas de la Primera División.

El "Filiful" era igual de famoso en la década de los 90 que cualquier seleccionado nacional. Era un delantero más veloz que técnico que debutó en el Veracruz y pasó por el Atlético Celaya, Necaxa y Puebla en el Máximo Circuito.

También jugó en el ascenso en el Cruz Azul Hidalgo, Yucatán, Querétaro, Coatzacoalcos y Salamanca.

No llegó al Tri, es más, nunca fue un titular indiscutible en ninguno de los equipos que jugó en Primera, pero era un relevo que en muchas ocasiones tuvo un impacto en los partidos con jugadas individuales, aunque no tenía mucho gol.

Fue hace unos 15 años que dejó de jugar profesionalmente, pero todavía hoy en día se le ve brillando en ligas de barrio por todo Veracruz. Es más, hasta lo entrevistan y la gente se acuerda de sus viejas "glorias".

Le ha tocado jugar Finales contra ex jugadores como Silviano Delgado, otro que pasó por el Veracruz.

Y mientras tanto, su vástago, "Rayful" fue titular ayer por primera vez con los Tigres.

La anécdota

Uno de los episodios más curiosos en la carrera de "Filiful" ocurrió en el Estadio 3 de marzo, en Zapopan.

Aquel 6 de agosto del 2000, Fulgencio Cortés fue agredido por un grupo de policías. El delantero había sido expulsado minutos antes del zafarrancho y se había colocado en unas escaleras desde donde vio el resto del partido.

Cuando faltaba un minuto para que el árbitro Marco Antonio Rodríguez pitara el final, los policías fueron por el delantero y a madrazos querían que se metiera al vestidor.

"Me pegaron de macanazos, yo no agredí a nadie, él (el policía) empezó, me estaba empujando, me decía 'bájate, ¿sí?' y le respondí: 'me bajo, pero no me estén pegando'.

"Me bajé y otro policía me estaba esperando y me pegó por la espalda, en las piernas", contó aquella vez.

La bronca fue que Regino Esquivel, director del área de reglamentos del Ayuntamiento de Zapopan, defendió a sus polícias y acusó al jugador de haber insultado a los efectivos.

Ni siquiera le ofrecieron disculpas, es más, ni un "usted disculpe" le dieron.

De directivo a político

"Filiful" no solo era bueno para jugar futbol y llegó a ser profesional. También jugó beisbol semiprofesionalmente allá en Veracruz. De hecho, también hay historias sobre algún altercado que tuvo con ampáyer, pero esa es otra historia.

La cosa es que José Filiberto también llegó a ser director de la Comisión Municipal del Deporte de Cosoleacaque y directivo de la Liga Olmeca de Beisbol Semiprofesional.

Pero esa no es la única faceta fuera del futbol que se le conoce al jugador.

En el 2016, fue candidato a ser diputado local del municipio de Cosoleacaque por el Partido Encuentro Social. Cuentan que la gente que lo reconocía lo saludaba en las calles y se emocionaban. No pierde su carisma.

El hijo

Raymundo de Jesús Fulgencio Roman es el hijo de "Filiful". Este miércoles 12 de febrero va a cumplir 20 años de edad. Debutó en la Liga MX con el Veracruz el torneo pasado. Con los Tiburones solo jugó 24 minutos y seguro ni le pagaron por eso.

Como el Veracruz quedó desafiliado encontró rápido acomodo en Tigres, donde no tardó en ganarse un sitio en la mente de Ricardo Ferretti como opción para acumular minutos y cumplir la regla de menores.

Por lo visto ayer contra las Chivas, la descripción que su padre hizo de él hace un par de años fue exacta.

"Le gusta encarar, es muy descarado, se bota mucho por la banda, tiene mucha llegada en diagonal y maneja ambas piernas", dijo "Filiful" sobre su heredero después de un partido llanero.

No desentonó el chamaquito al que el "Tuca" prefirió poner sobre Jurgen Damm, quien ya salió a la banca.

Sigue la leyenda de los Fulgencio, la estafeta pasó de "Filiful" a "Rayful".