Columna San Cadilla Norte | 07-11-2019




¿Y URRETA?

Todos los aficionados Pandis se deslumbraron por el triplete del señor Vincent Petrus Anna Sebastiaan Janssen, el doblete de Ángel Zaldívar Caviedes y de los casi golazos del chamaco José Alfonso Alvarado Pérez, conocido también como "El Platanito".

Por todo esto nadie se dio cuenta ni extrañó que el señor Jonathan Matías Urretaviscaya da Luz no saliera ni a la banca del partido de Copa contra Cafetaleros en el que su imagen apareció en uno de los promocionales del club en Twitter.

El "10" de los Rayados, sí, ese número trae, no fue convocado el sábado contra Veracruz, no entrenó el domingo porque viajó a Uruguay, pero fue visto de lejos en la práctica del lunes, sin embargo, se ha vuelto a desaparecer como el fantasma que ha sido desde que llegó como refuerzo, allá por el Clausura 2018.

Me dice un Judas que sus ausencias podrían ser causadas por una recaída en la lesión por la que fue operado hace un año.

Está sin duda en el Top 5 de peores fichajes de la época moderna del Club de Futbol Monterrey en relación a su costo-beneficio.

No costó nada barato, de hecho era refuerzo de lujo cuando lo contrataron.

En Liga no juega desde el 1-1 en el Azteca contra Cruz Azul, en la Jornada 11, allá por el 25 de septiembre. Su última aparición fue en Copa MX, en la visita a mis Leones Negros de la UdeG, el 23 de octubre.

En su estancia con Rayados lleva un mísero gol, que igual y no pasaba nada si no lo metía porque fue el último de la goleada de 5-1 ante León en la Fecha 5 del Clausura 2018.

VIEJOS TIEMPOS

Los Rayados realizaron ayer un interescuadras a la antigüita. A la vista de todos.

Esto fue porque como entrenaron en la cancha sintética de El Barrial donde la visibilidad desde el exterior es al 100 por ciento.

Varios trabajadores que laboraban en una construcción aledaña pudieron ver a detalle el entrenamiento, unos pocos aficionados igualmente, así como la prensa.

Ahí se pudo ver la alineación que todo indica usará mañana ante Xolos de Tijuana. También se notó que a medio ensayo "El Turco" movió la formación a línea de cinco defensas.

Lo que pasó ayer fue algo anormal para nuestros tiempos, pero antes, mmm, esto era de lo más básico. Los equipos hacían su interescuadras con acceso a la prensa, a aficionados que acudían a El Cerrito, en el caso de Rayados, y nada malo pasaba, igual ganaban, empataban y perdían como ahora.

Dentro de lo que se vio fue al compa Chente Janssen sentado en una banca observando cómo hacían el interescuadras los jugadores de la Liga.

Una realidad seguramente muy distinta a la que imaginó cuando venía al futbol mexicano luego de jugar poco o nada en el Tottenham.

¿NEGLIGENCIA?

Tras la muerte de Diana González han salido a la luz algunas versiones que no concuerdan con lo dicho por el técnico Leonardo Cuéllar y que podrían sugerir alguna negligencia.

Personas cercanas a la jugadora fallecida comentaron durante el sepelio que la mediocampista del América, que falleció el viernes pasado de una hipoglucemia, que el jueves 31 de octubre se sintió excesivamente cansada, con la pila muy baja y hasta con cierto malestar en el cuerpo, y la recomendación que obtuvo de parte del cuerpo médico de las Águilas fue que se fuera a su casa a descansar, a comer bien, para poder recuperarse.

La molestia de algunas personas que la conocieron muy de cerca es saber por qué nadie se tomó la molestia de tomarle una muestra de glucosa para saber en qué condiciones dejaba las instalaciones azulcremas.

Me comentan que cuando llegó a casa de su amiga Leslie Castañeda ya se notaba desmejorada, por lo que procedieron a llevarla a Toluca, lugar donde viven sus padres. Finalmente, fue internada sin que pudiera hacerse nada por ella, ya que un día después perdió la vida.

El América se enteró de la situación el viernes y cuando intentó trasladarla a la Ciudad de México, ya no pudo porque la chica agonizaba y los médicos aconsejaron no moverla.

Sin embargo, amigas de Diana aseguran que no se tenía un control sobre su padecimiento, lo cual debería ser obligado por parte del cuerpo médico: saber cómo estaba su conteo de glucosa, antes y después de los entrenamientos, cómo quedó tras la lesión que sufrió, si tenía necesidad de regular la insulina que se administraba o de hacer algunos cambios para mantenerse estable.

Por eso, muchas dudas se han levantado tras este lamentable caso. Sería bueno que el América mostrara el expediente y el seguimiento puntual que se hacía de la jugadora, sería lo más sano para no seguir construyendo historias en el aire.

PACTOS EXTINTOS

Cuando los señores dueños de equipos dicen a los 4 vientos que El "Pacto de Caballeros" ya no existe, yo no les creo, pero ni media palabra.

Es justo aceptar que, hasta donde me han contado mis Judas en todos los clubes de la Liga MX, al menos la "cuota" que un equipo debía pagar a quien se "sentía con derechos" sobre algún futbolista que iba a contratar ya prácticamente se eliminó, pero otras linduras del Pacto parece que ahí están como siempre.

Si no, explíquenme por qué Pumas no ha anunciado ya la extensión de contrato de Alan Mozo, a quien podríamos ponerle la etiquetita de ser el único, único, único canterano valioso que ha salido en los últimos 5 años... Según los registros de la Liga BBVA, al lateral auriazul se le vence el vínculo con el cuadro felino la próxima primavera, lo cual, en el resto del universo futbolero implica que en diciembre puede escuchar y aceptar ofertas y agarrar lugar en otro equipo sin que Pumas reciba un centavo en la operación.

Ahhh, pero ésas son las reglas de la FIFA... Aquí como que las cosas siempre han sido un poquillo diferentes... Aquí el jugador no puede siquiera atreverse a contestar un teléfono sin antes consultarlo con el club y hay casos tristísimos de futbolistas (no digo que en Pumas, ojo), que se van de vacaciones sin contrato, regresan a entrenar sin contrato, y cuando faltan 15 minutos para que empiece el torneo firman por lo que el club les ofrece para no quedarse sin chamba.

De aquí podríamos ponernos a platicar de lo que ocurrió con Gustavo Matosas en San Luis, de por qué Matías Almeyda no vuelve a México y otras linduras que tienen todo el sello de ese pacto que... ¡Ah, es cierto! ya no existe, ¿verdad?