Columna San Cadilla Norte | 05-11-2019




FANTASMAS

Pasó el Halloween y pasó el Día de Muertos, cada quien en lo que quiera creer.

Sin tener que disfrazarse hay fantasmas en ambos campamentos, de Rayados y Tigres, en El Barrial y Zuazua.

Síganle...

DE VIAJE

El primer fantasma se aparece a veces en El Barrial, el domingo, por ejemplo, no estuvo porque viajó a su natal Uruguay para realizar un trámite especial.

Después del largo viaje, regresó y ayer entrenó con las piernas tras chutarse ida y vuelta en el avión hasta Sudamérica. Son poco más de 14 horas de cada vuelo.

Se trata del señor Jonathan Matías Urretaviscaya da Luz, quien también se apareció en la publicidad del partido ante los Cafetaleros en las Noches Mágicas de la Copa MX.

Pero con Urreta ya no se sabe si está lesionado o no, o cuál es su situación.

En Liga no completa un solo partido, tiene 79 minutos jugados, luego de tener apenas una titularidad.

El uruguayo pertenece al equipo Copero, ése que esta noche se juega terminar la fase regular de superlíder. Ahí ha sido titular en los tres partidos que van jugados.

Hoy es probable que vaya a la banca, pues apenas entrenó ayer después del largo viaje a Uruguay.

EN LAS ÚLTIMAS

El segundo fantasma que anda ahí en El Barrial es José María Basanta, pero él, a diferencia de Urreta, ya le dio todo al Monterrey.

Por eso están buscando un momento para que regrese a las canchas y sea a manera de despedida.

Tras su operación de cadera, el de Tres Sargentos ya no es el mismo. A sus 35 años es difícil recuperarse de algo así.

El último partido del capi fue el sábado 23 de febrero, en el empate sin goles contra Puebla de la Jornada 8 del Clausura 2019.

Obviamente los partidos que le quedan a Rayados, en Tijuana y recibiendo a Atlas, no dan para hacerle "un homenaje" a Basanta, y si pasan a la Liguilla, menos.

Quizá alguno del Mundial de Clubes sirva para que el argentino se despida en la cancha.

Ojalá se pueda.

EN ESTUDIOS

El tercer fantasma es uno que anda en el otro lado de la Ciudad, ya sea en Zuazua o el Estadio Universitario.

Se trata del señor Eduardo Jesús Vargas Rojas, quien cuando por fin recibe la titularidad, la octava en los 16 partidos que van, sintió un molestia muscular y salió de cambio.

Pues bien, ayer por la tarde el chileno iba a ser sometido a un estudio para descartar que haya desgarre.

El pronóstico, según mi Judas Felino, es alentador, no hay señales aparentes de una lesión grave y todo debe quedar en perderse nada más un partido, el del sábado contra el Pachuca.

Por cierto, ese partido del sábado no estará "secuestrado" por izzi, se podrá ver en la Ciudad a través de ESPN 2, misma señal en que se verá hoy el Pandi-Cafetaleros. Digo, para los que se quedaron con ganas de activar su abono para el partido copero.

EL DESAPARECIDO

Pues parece que nomás fue a hacer su show y desapareció.

Porque ya tiene un rato que no ven por los rumbos de La Noria al autoproclamado vicepresidente de Cruz Azul, Víctor Garcés.

El cuñado del presidente celeste, Guillermo Álvarez Cuevas, no visita las instalaciones celestes, ni el hotel de concentración del conjunto cementero, lo cual hizo por última vez el 4 de octubre, un día antes del duelo de Liga entre La Máquina y el América.

Digo, no es que lo extrañen, de hecho, en el plantel no lo ven bien porque creen que nomás volvió para hacer un desastre, que inició con la salida de Peláez.

Garcés tuvo que desaparecer porque, justo después de su intempestivo regreso en plan de todopoderoso, perdió la demanda que entabló contra su cuñado "Billy", presidente de Cruz Azul, que argumentaba en ESPN era para "protegerlo". Jajajaja. Se pasa.

En dicho proceso legal no sólo no pudo exigir la rendición de cuentas de Álvarez Cuevas, sino que de paso salió más raspado, pues no pudo probar personalidad jurídica en la cementera y quedó fuera de la jugada.

Habrá que ver cuánto les dura el gusto en La Noria. Por lo menos ya no tendremos que verlo cada semana en ESPN. Espero.

NO PARAN, SIGUEN, SIGUEN...

En efecto, la directiva de los Tiburones Rojos no entiende, y cuando parece que no puede salir con otra chistosada, pues se la inventa.

Ahora Fidel Kuri Grajales salió con la novedad de que no va a reconocer los dobles contratos de sus futbolistas, pese a que en pláticas anteriores había dicho que su palabra valía, que no se iba a echar para atrás, pero ya ven que una vez más sacó el cobre y feo.

Hace una semana se metieron 41 controversias, donde obviamente todos piden que se tenga presente que el señor Kuri les hizo promesas antes de firmar los contratos que se encuentran registrados ante la Liga BBVA, pero en cuanto se le hizo saber este punto al directivo, pues ni tardo ni perezoso comenzó a decir que no hay forma de comprobar qué le dijo a uno o lo que le dijo al otro, y que mejor hay que partir de la base de lo que está en el papel.

¡Ahora resulta que el dueño de los escualos quiere que todo se apegue a lo estrictamente "legal"!

¡Hágame "asté" el favor!

Bonito momento de darle importancia a los documentos firmados cuando él fue el primero en hacer negociaciones sin que hubiera papelito de por medio, porque aseguraba que su palabra valía más de lo que pudieran imaginarse.

Me parece que la Comisión de Controversias va a meterse en un nuevo capítulo de esa novela, tratando de ver si puede llegar a algún arreglo con los jugadores porque resulta que siempre manejan esa vieja frase: "de lo perdido, lo que aparezca", y algunos acaban aceptando lo que hay para al menos salir de deudas.

Yo más bien creo que Kuri Grajales quiere ganar tiempo porque sigue sin tener liquidez, por ahí me contaron que la justicia está analizando varios de sus negocios y parece que la cosa no anda nada bien en algunas de sus empresas familiares, pues las cuentas no cuadran, entró mucho dinero, pero no se sabe qué ruta siguió...

Ahí se las dejó botando en el aire.