Columna San Cadilla Norte | 08-08-2019




YA CAUSA RUIDO

Pos van causando expectativas. De una u otra manera, dan de qué hablar.

Dudo que los aficionados de Pumas llamen al duelo ante Tigres como "clásico", pero me consta, porque lo viví, que en CU se vive como si lo fuera.

Y es que, aunque el público de los Pumas está más acostumbrado a apoyar a su equipo que a meterse con el rival, al menos que sea el hiper odiado América, ya se les está haciendo costumbre gritarle de todo a futbolistas como André-pierre Christian Gignac o Nahuel Ignacio Guzmán Palomeque, uno de los blancos favoritos para las rechiflas y mentadas de los seguidores en el Pedregal.

Pero bueno, dejen les digo que para quien arma los dispositivos de seguridad, tiene que saber que la visita de Tigres recibe trato de clásico.

Y es que cada que Gignac y sus felinos visitan la CU, el cerco de seguridad destinado para los visitantes en el estacionamiento principal es más grande en comparación con otros equipos como Rayados, Toluca y en ocasiones hasta que el Cruz Azul.

Nomás comparen el dispositivo del domingo para la directiva visitante que tuvo hasta 20 elementos de seguridad privada al pendiente de dos o tres miembros de los Tigres, quienes tuvieron que caminar al menos unos cinco túneles del vestuario al palco visitante y viceversa; mientras que en el juego de la Copa, el señor Luis Alfonso Sosa Cisneros, y unos cinco elementos del Atlético de San Luis, fueron custodiados por cuatro o cinco uniformados.

Bueno, ni el señor Pedro Miguel Faria Caixinha hace tanto alboroto cuando llega al Olímpico, pues nunca requiere de seguridad para llegar a su lugar, y hasta acepta tomarse fotos y dar autógrafos a la banda.

Yo no sé si esta rivalidad algún día será un clásico felino, pero creo que un partido de alto riesgo ya lo es, no muy lejos de las visitas del mismísimo América.

No fue solamemnte por el domingo. Cada que van a CU la gente se calienta.

PD: Tigres los provoca.

NO SORPRENDE

Y hablando de provocación, ayer en Twitter se armó la polémica con un tuit escrito en Argentina.

Vamos por partes, diría alguien a quien le robaron las copas de su auto y se dirige a Pablo A. de la Garza, un barrio donde todo es original, todo es legal, todo es de agencia... ja,ja,ja: ya nomás falta que diga que con AMLO vamos a toda mother.

Bueno, ayer Sebastián "Pollo" Vignolo dijo en un programa que...

"Boca, como lo vemos cada 15 días, como lo tenemos a 10 cuadras, por ello dicen: 'Naaa, qué va a jugar Gignac en Boca'; no existe Tigres al lado de Boca, como digo que no existe Cagliari al lado de Boca, como digo que no es más Atlético de Madrid que Boca... la camiseta de Boca está a la altura de las grandes camisetas del muuundo. Me mirás como si estuviera exagerando (le dice a un compañero). ¿Para vos es Boca menos que el Atlético de Madrid?".

Desglocemos:

"No existe Tigres al lado de Boca". Tanto como "No existe" tampoco, pero obvio Boca es lo suficientemente superior a Tigres como para ponerlo de ejemplo. Sí. Ahí tiene razón, pero no es ahí donde está la soberbia típica de ellos.

"Como digo que no existe Cágliari al lado de Boca", va, va, dijo otra verdad, pero con la misma altivez que los caracteriza.

No mintió al comentar la distancia con Tigres. No. Eso es obvio.

Pero donde sí se ma...ndó fue cuando dijo: "No es más Atlético de Madrid que Boca". Ahí sí te pasaste de lanza, compadre.

Boca es un grande, eso nadie lo niega, pero ellos se sienten de otro mundo (algo muy común), sienten que todo lo merecen los Xeneizes.

Y luego una señorita llamada Megan remató diciendo: En México el único Club grande en hinchada y títulos es el América. El resto compiten para igualar al América y nunca lograrán igualarlo"... en eso no hay discusión. Aquí el Ame es el único grande.

Volvamos con el "Pollo".

Y para prueba de lo que digo, un botón: "Pos no vas a creer que le endulzaban el oído a Nahuel y a André para que pujaran para que se los prestáramos. Los mendigaban prestaaados. Creen que ello son los genios y nosotros unos pen... Los mandamos a chin... a su ma...".

Tal cual mi Judas Tigre me contó que ese club grandote, que es del tamaño, según ese comentarista, del Atlético de Madrid, andaba limosneando a jugadores de un equipo que no es nadie a su lado.

"Piensan que son algo que ya no son", remató diciéndome.

Si son tanto, ¿por qué no pagaron?, ¿por qué no pusieron la lana?

Y no lo digo por Tigres, sino cualquier equipo de México. Quedaron atrás los tiempos en los que con sólo pedir aquí los clubes se los ponían en charola de plata.

Parááá, boluuudo, por Diooos, ubicaaate, cheee, ubicaaate en tu realidad. No sos más quien alguna vez hacías ver que eras.

PD: ...O creías que eras.

FESTEJOS

El técnico de las Chivas, Tomás Juan Boy Espinoza, vivió un duelo a parte en su regreso al área técnica, después de que su pleito con André-pierre Christian Gignac provocó que viera desde un palco el partido de Liga frente al Puebla.

Anoche, mientras su equipo estaba abajo en el marcador frente al Santos, en el duelo de Copa, Boy recibía todo tipo de linduras de parte de aficionados rojiblancos, que le gritaban detrás de su banca.

Peeero cuando Alexis Vega anotó el primer gol, le dio la cara a ese sector para hacer ademanes. Los gritones, sin embargo, siguieron enfrascados con él.

Cuando cayó el gol del triunfo, Boy se acercó de nuevo y, entre aspavientos, hizo un par de ademanes con las manos que bien podrían pasar como mentadas de madre. Como respuesta recibió lo mismo y uno que otro dedo medio.

Sin embargo, Tomás negó que el festejo fuera para la tribuna.

"La gente es como es y a lo mejor estaba mandando un mensaje para otro lado, para arriba. Mi padre le iba al Guadalajara y le daría gusto".

Si él lo dice...