Columna San Cadilla Norte | 07-07-2019




Habrá tres platillos

Este domingo es especial, es uno muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Éste sí que es un "Súper Domingo".

Está como para ir por unos chicharrones de la Ramos para ver la Final del Mundial Femenil a las 10 de la mañana, Estados Unidos contra Holanda, Alex Morgan y Lieke Martens frente a frente.

De ahí, a darle a la quinta, en el camino compras todo para una carnita asada para llegar a tiempo porque a las 3 de la tarde arranca la Final de la Copa América, Brasil contra Perú, Gabriel Jesús contra Paolo Guerrero.

Dice Lionel Messi que está armada para Brasil y, la verdad, así parece, pero vale la pena ver el juego con una botana.

Luego pues un ratito a la alberca y prendemos el carbón porque a las 8 de la noche es la Final de la Copa Oro. México contra Estados Unidos, Raúl Jiménez contra Christian Pulisic.

Ya sé que no pelamos mucho al Tri acá en la Ciudad, pero es una Final y, fuera de todo, es un buen pretexto para juntarse, ¿o no? Pinta bueno el día, aunque Megan Rapinoe se enoje porque "empalmaron" las Finales.

Cuando jugamos una Final de un 'Mundial Femenil'

Si hablamos de futbol femenil, pues sirve para recordar que alguna vez unas mexicanas jugaron una Final de un Mundial, pero era cuando la FIFA se negaba a aceptar al futbol femenil. Era el "juego del hombre" y nada más.

Hubo dos "Mundiales" que se consideran no oficiales. Y México era "potencia". En Italia 1970 fueron tercer lugar y en México 1971 llegaron a la Final.

La marca de bebidas Martini & Rossi organizó ambos torneos, corrió con todos los gastos y le sirvió para darse publicidad.

En México, el evento fue un éxito. Vinieron seis selecciones, se repartieron en dos grupos y se jugó en el Estadio Azteca y el Jalisco. México le ganó 3-1 a Argentina y goleó por 4-0 a Inglaterra en primera ronda.

Alicia "La Pelé" Vargas, "La Capi" Guadalupe Tovar, Elsa Huerta, María Eugenia "Peque" Rubio, Eréndira Rangel, Teresa Aguilar y compañía fueron capaces de reunir a más de 90 mil personas en el Azteca para la Final.

Por desgracia la perdieron ante Dinamarca, que se convirtió en bicampeona del mundo, aunque FIFA no lo reconozca.

A casi 50 años de distancia, nos tenemos que conformar con que los hombres jueguen la Final de la Copa Oro.

¿Dominio gringo?

La verdad da algo de envidia que en un día como éste, sean los vecinos los que tengan a sus dos equipos en las Finales.

Los "Men" se metieron a la Final de la Copa Oro ganando todos sus partidos y ni gol habían recibido hasta Semifinales. Ahí, México podría ponerles un alto, pero la última vez que jugaron en Chicago, como será hoy, ganaron los de las "Barras y las Estrellas".

El Tri podría mantener su hegemonía en la Conca, pero si ganan los gringos nos van a alcanzar con siete campeonatos. ¿Cómo puede pasar eso? Pues de la misma forma que ellos llegaron a Cuartos de Final de un Mundial fuera de su país antes que nosotros.

Y las "Women" van por su CUARTO TÍTULO DE COPA DEL MUNDO y SEGUNDO CONSECUTIVO. Desde que la FIFA organiza oficialmente el Mundial Femenil en 1991, siempre jugaron Semifinales, por lo menos y están por jugar su quinta Final.

Esto sin contar los Juegos Olímpicos que también han ganado cuatro veces. Dominantes las vecinas.

En cambio las nuestras, pues empecemos por decir que apenas han ido a tres Mundiales y a éste no fuimos. Y desde Atenas 2004 que no clasifican al torneo de Juegos Olímpicos.

Eso a pesar de que a nivel Sub 17 y Sub 20 sí van a la Copa del Mundo regularmente. Es más, las Sub 17 llegaron a jugar la Final el año pasado con Mónica Vergara de entrenadora. Pero hasta ahí.

Si los gringos ganan las dos Finales hoy, mis queridos paisanos, no nos la vamos a acabar.

Messi descubre el hilo negro

La Conmebol es corrupta y que la Copa América está armada para Brasil. Dos serias acusaciones de Lionel Messi. Pero no descubrió el hilo negro.

Lo raro es que ni Messi ni muchos en Argentina se habían quejado de la corrupción en los tiempos de Julio Grondona QEPD.

Y qué decir de cómo ganaron su Mundial en 1978.